0

La noticia corrió como la pólvora: por motivos aún no del todo claros, Sony decidió romper el acuerdo que permitía a Marvel compartir la producción de la franquicia del Spiderman, una decisión sorprendente sobre todo cuando Spider-man: Far From Home había roto la barrera de los mil millones de dólares, el único requisito claro del contrato para que los derechos continuarán siendo compartidos entre ambos estudios. De inmediato, las redes sociales llevaron al boicot y las acciones de Sony bajaron un -0.060 a un precio de $55.66, el más bajo del día y quizás, un anuncio, que la incertidumbre alrededor de uno de los principales activos de la casa productora, es un elemento a tener en cuenta a futuro.

Según los informes de Variety y DeadLine, el nuevo acuerdo sobre la mesa incluía no solo la ya conocida participación de Disney sobre la franquicia de Spidey, sino que también incluía la posibilidad de traer varios personajes del Universo de Spidey al Universo cinematográfico de Marvel. Sony rechazó la oferta de inmediato y la falta de contraoferta hace suponer que, para la empresa, la posibilidad de recuperar los derechos plenos sobre la franquicia es mucho más importante que la posible ruptura de relaciones entre productoras. Es evidente, además, que Sony no quiere compartir las ganancias después de comprobar que Spider-man se convirtió en un punto de enorme valor que revitalizaba la saga; y daba la posibilidad de extenderla con el rostro de Tom Holland. ¿Se trata de una jugada calculada entonces?

Lo más que probable es que sí. Para la productora, Spider-man se había convertido en poco menos que una incógnita, después del fracaso del segundo reboot de la franquicia y el hecho que no había planes claros de cómo reverdecer su popularidad. La negociación con Marvel permitió no solo que el personaje alcanzara un nuevo repunte, sino además se convirtiera en uno de los elementos claves del éxito de Avengers Endgame. Para la ocasión, Marvel sustituye al emblemático tío Ben por la figura paterna (y capital en el MCU) de Tony Stark, lo que creyó una dinámica nueva que terminó por convertirse en un poderoso e interesante hilo argumental.

Como si eso no fuera suficiente, Kevin Feige declaró que sería Spider-man: Far From Home, y no el cierre de la historia que comenzó en Infinity War, la que culminaría la fase cuatro del Universo Cinematográfico Marvel. Casi por accidente, Spider-man se convirtió en uno de los pilares fundamentales del éxito de películas destinadas a todo tipo de público, pero el especial, el más joven, con quien el nuevo rostro de Spider-man (un Holland de 21 años para la filmación de Spider-man: Homecoming) se identificaba con mayor facilidad.

Cabe suponer que Sony decidió capitalizar el éxito de la franquicia, pero en especial, aprovechar la oportunidad de desarrollar proyectos análogos de enorme importancia. Ahora, Spider-man tiene una duología que batió récord en taquilla y, además, tuvo una considerable aceptación de la crítica. ¿Es posible especular que después de que Sony comprara el estudio Insomniac Games, los planes se enfoquen en tomar control absoluto del personaje para continuar la saga de sus aventuras en las videoconsolas? Para dar un poco de contexto: la más reciente adquisición de Sony, es la responsable del éxito de Marvel’s Spider-Man, el exitoso juego de Playstation basado en el personaje que se convirtió en un superventas con la friolera cantidad 13,2 millones de copias vendidas desde el 2018. ¿Busca Sony asegurar entonces que una expansión rápida de un posible universo que tenga como eje central al trepamuros de Nueva York?

Si vamos más allá, el reciente anuncio de la secuela deVenom a cargo de Andy Serkis, puede ser también un detonante de la decisión de Sony. Después de todo, la película protagonizada por Tom Hardy fue un considerable éxito taquillero y a pesar de sus malas críticas, se convirtió rápidamente en una promesa de cara al futuro del Universo Spiderman. Meses atrás, se rumoreó que el personaje podría aparecer en el film que completaría la trilogía del vecino amigable de Nueva York. ¿Está en los planes de Sony comenzar su propio universo cinematográfico que no solo incluya al simbionte, sino también a villanos emblemáticos del cómic como Los Seis Siniestros? Sería quizás el paso lógico si tomamos en cuenta que el creador del grupo fue el Doctor Octopus, ya presentado en la saga durante la segunda película de la franquicia dirigida por Sam Raimi.

Cualquiera que sea la respuesta a las anteriores preguntas es evidente que Sony lleva las de ganar. A pesar de la conmoción pública por el anuncio, la productora conservará buena parte de los elementos del exitoso reboot marvelita: Tom Holland se encuentra vinculado al menos a dos posibles películas futuras y ya se confirmó que también John Watts estará al frente del proyecto. ¿Será suficiente para sostener las pretensiones de Sony sobre el futuro del personaje?

Sin explicación y aún sin panorama claro

En un raro comunicado, Sony publicó una especie de respuesta oficial al escándalo surgido en redes sociales luego de conocerse la ruptura del acuerdo con Marvel. Mientras buena parte de los fanáticos llaman a un boicot contra Sony y la industria calcula las pérdidas de la decisión, la empresa insistió en Twitter que la responsabilidad de lo ocurrido recae sobre los hombros de Kevin Feige, a quien reclama no ser el productor principal de las películas de Spiderman en la casa Marvelita. Alegando además que se debe a la mayor carga de trabajo de Feige después de que Disney adquiriera los Estudios Fox. Por extraño que parezca, Sony parece muy interesada en poner en relieve que fue la poca participación del productor del Universo Cinematográfico de Marvel el motivo principal de la ruptura del acuerdo.

Pero incluso si ese fuera el motivo, se trata de un riesgo enorme para Sony: el final de Spider-Man: Far From Homecreó un cliffhanger tan trascendental e importante que sería prácticamente continuar la historia sin mencionar los sucesos anteriores. Otra pregunta es mucho más básica, sin que Marvel sea parte del proyecto, ¿cómo logrará Sony encajar la ausencia de la principal figura paterna de Holland? ¿Habrá un inevitable reboot?

Sea cual sea el futuro del Trepamuros de Nueva York, hay algo que queda claro en medio del escándalo: las apuestas se mantienen altas sobre la franquicia. El informe de Deadline confirma que hay dos secuelas más en desarrollo, protagonizadas por Tom Holland y con el director Jon Watts de nuevo a la cabeza. ¿Es suficiente para asegurar el éxito? Habrá que confiar que el personaje favorito de buena parte de la pandilla marvelita tenga una historia lo suficientemente fuerte como para trascender a la polémica.

¿Un dato curioso? Al momento de escribir esta artículo, Tom Holland decidió dar unfollow en Instagram a Sony. ¿Un nuevo capítulo de la polémica? Solo el tiempo lo dirá.


USA extiende licencia temporal a 90 días más a Huawei

Entrada anterior

La OnePlus TV integrará 8 altavoces y soporte para Dolby Atmos

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *