0

No cabe duda de que las producciones asiáticas han sido motivo de inspiración para las grandes películas occidentales.

Inception es un ejemplo. Casi nadie sabe que una de las películas más aclamadas de Christopher Nolan, tiene varios elementos de ‘Paprika’ de Satoshi Kon, la cual fue estrenada 4 años antes del estreno de esta.

Esto es más común de lo que se cree, pero, ¿qué pasa cuando hay dos películas casi exactamente iguales? Te hablamos de la ya conocida ‘Rey León’ y la poco conocida ‘Kimba, el León Blanco’

Según la versión oficial de Disney, ‘The Lion King’ está inspirada en Hamlet, una de las tragedias de William Shakespeare, pero quizás la historia es otra.

Osamu Tezuka es considerado el padre del manga, por las influencias que tuvieron sus obras a nivel nacional e internacional. El creador del también conocido ‘Astroboy’, en 1950 publicó el cómic ‘El Emperador de la Jungla’ de la cual se desprendió la serie de televisión ‘Kimba, el león blanco’, que se convirtió en un éxito fuera y dentro de Japón.

Osama Tezuka murió en 1989, el mismo año en el que arrancó la producción de El Rey León. A raíz de ver en el estreno de 1994 las numerosas coincidencias tanto a nivel visual como de trama y guion, miembros de Tezuka producciones se plantearon demandar a Disney por plagio. Pero el temor a perder ante el gigante de la animación les llevó a escribir una carta pidiendo el reconocimiento de Tezuka en los créditos.  Y, a pesar de que los medios japoneses cubrieron la cronología de este tema, en Estados Unidos apenas se le dio bola a excepción de este gesto en un capítulo de Los Simpson en 1995

Listado de coincidencias. Las similitudes entre el universo de Kimba y Simba van más allá de la sonoridad de sus nombres (Tezuka reconoció que eligió Kimba porque león en suajilí se dice “Simba”). La trama de ambos títulos gira en torno al mismo punto: un león cachorro se queda huérfano porque su tío mata a su padre para acceder al trono. Éste a su vez le engaña para que huya a otro reino. Kimba, al igual que Simba, crece lejos de su casa hasta que su amiga de la infancia y un sabio babuino le piden que regrese.

En Kimba el león blanco, el tío malvado se llama Claw y, al igual que Scar, luce una melena negra, tiene una cicatriz en el ojo izquierdo y se rodea de hienas. Del mismo modo, el padre de Kimba muere a manos de su hermano quien le lanza a un desfiladero. Además, también hace una aparición estelar entre las nubes para recordarle a su hijo que es el verdadero heredero al trono. Ambas películas se resuelven del mismo modo, Kimba regresa para salvar el reino junto a sus nuevos amigos, un suricato y un jabalí.

¿Qué opina Disney? Hasta la fecha y según las declaraciones obtenidas por Hollywood Reporter, la postura del equipo creativo de El Rey León se mantiene en sus trece: “Nunca hemos oído hablar de Tezuka ni de Kimba”. A pesar de las analogías evidentes presentes en internet y de una polémica reactivada con el estreno del remake, Disney continúa haciendo referencia al título como su primera obra original.

Madhavi Sunder especialista en propiedad intelectual en la Universidad de Geortown sostiene que no es tarde para que Disney se disculpe y reconozca el mérito de Tezuka. Del mismo modo que han enmendado su error respecto a la primera película al elegir para ésta un elenco mayoritariamente negro, Sunder subraya que si Disney no reconoce a Tezuka debería ser el público quien le hiciese justicia. De hecho, ella misma dedica una charla Ted a reivindicar esta cuestión. 

531 millones. Esta es cifra hace referencia a la recaudación conseguida por Disney en el primer fin de semana del estreno, una cantidad que ya supera los 350 millones totales que recaudó Dumbo. Sin embargo, los beneficios de El Rey León van mucho más allá de lo que consigan con el remake. El musical (presente en Broadway desde hace 22 años) cumplió las dos décadas  superando los nueve mil millones de dólares lo que le convertía en el musical con mayor recaudación de la historia, superando el título que ostentaba hasta 2017 El fantasma de la Ópera.

A estas alturas, El Rey León es un icono más dentro de la cultura popular contemporánea y por ésta, entre otras razones, Tezuka Producciones prefiere mantenerse al margen de la polémica. La admiración que su fundador sentía hacia el imperio Disney sumada al carácter extremadamente educado de los japoneses, les han llevado a valorar más una relación corporativa correcta que la reivindicación de unos derechos que, a juzgar por las imágenes, parcialmente les pertenecen.

Vía: Gengeta

“Me convertí en meme y mi vida se volvió una pesadilla”

Entrada anterior

Miley Cyrus lidera el Top TV Songs con su participación como Ashley O en ‘Black Mirror’

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Películas