0

FaceApp se viralizó hace unos días en Instagram y Twitter gracias a una mejora en sus filtros que permiten tomarte una selfie y visualizar de un modo más realista cómo te verás a una edad avanzada.

Como siempre ocurre con este tipo de aplicaciones, FaceApp ha prendido focos rojos en aquellos que se preocupan por la privacidad. La aplicación de origen ruso está disponible para iOS y Android y cuenta con una política de privacidad bastante ambiguaen su sitio web, misma que no se actualiza desde enero de 2017.

De acuerdo con la Política de Privacidad (solo en inglés), FaceApp recolecta todo el contenido generado por el usuario (fotos y/o videos), como otra información del comportamiento por medio de herramientas de análisis de terceros, cookies e identificadores de tu dispositivo para proveer contenido personalizado y publicidad.

FaceApp dice que no compartirá o venderá tu información a terceros. Los únicos que pueden tener acceso son solo aquellos que sean parte legalmente del mismo grupo de empresas del que FaceApp forma parte, o que se conviertan en “Afiliados”. Otros que puede acceder a la información son los “Proveedores de Servicio”, quienes tendrían acceso a datos de ubicación, identificadores del dispositivo archivos de registro.

Te puede interesar:  Instagram quiere darnos herramientas en contra de las 'Fake News'

Para el almacenamiento de esta información, FaceApp indica que el contenido del usuario se almacena y procesa en Estados Unidos y otras regiones en donde la empresa, afiliados o socios tengan instalaciones. Se advierte que es posible que en algún momento se transfiera la información a otro país en donde las leyes que rigen la recopilación y uso de datos no sean las mismas, por ejemplo, Rusia.

A grandes rasgos, la Política de Privacidad de FaceApp no difiere mucho de otras aplicaciones similares: es ambigua y no especifica con lo que ocurrirá con tus fotografías a futuro. Si la empresa es adquirida por Facebook o la NSA, toda tu información pasaría al comprador, quien hipotéticamente “tendría que cumplir los compromisos adquiridos” en la política de privacidad actual.

Te puede interesar:  USA extiende licencia temporal a 90 días más a Huawei

El abogado Muchael Bradley, de Marque Lawyers, comentó en una entrevista con ABC que cualquier persona que haya colocado su rostro en línea junto con su nombre y otros datos de identificación — como su perfil de redes sociales — queda vulnerable a ser capturado digitalmente para futuros usos de reconocimiento facial.

Jon Lawrence, de Electronic Frontiers Australia, dice que el reconocimiento facial se está convirtiendo en un elemento clave de la identidad digital, por lo que las personas deberían proteger del mismo modo su imagen facial así como lo hacen con otros datos sensibles.

No está de más decir que la FaceApp es de origen ruso, y al igual que ocurrió con la aplicación china de selfies, Meitu, estas apps tienden a recolectar más información de la necesaria para operar. A eso debemos sumar que la política de privacidad deja claro que en cualquier momento pueden trasladar los datos a otro país en donde exista distinta jurisdicción a la actual.

Te puede interesar:  Instagram quiere darnos herramientas en contra de las 'Fake News'

El tema con los memes y las aplicaciones virales es que pocas veces nos detenemos a pensar en lo que ocurrirá con nuestros datos una vez que pase la moda. A primera vista parece una aplicación inofensiva y los permisos que requiere en Android o iOS para poder operar, no hacen sospechar de que algo malo podría pasar

Lo cierto es que FaceApp no deja en claro lo que pasará con tus imágenes si dejas de usar el servicio.

Tony Stark podría regresar al MCU una vez más

Entrada anterior

Pokémon Sword and Shield no usarán las viejas animaciones de anteriores juegos

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Tecnología