0

Es 1998 en los estudios de Pixar en Richmond. Unas 150 personas están trabajando en la animación, el modelado y el montaje de la que esperan que sea el próximo gran éxito del estudio de animación: Toy Story 2. Sin embargo, alguien de esas 150 personas ejecuta un rm –rf en su ordenador. No lo sabe, pero acaba de provocar la pérdida del 90% de la producción de ‘Toy Story 2’.

‘Toy Story 2’ se ha convertido en una de las mejores películas de animación de la historia. Sus galardones y los casi 500 millones de dólares que cosechó son la prueba de ello. Esto le ha permitido a Pixar (y Disney) seguir apostando por la franquicia con la llegada de ‘Toy Story 3’ posteriormente y la recién estrenada ‘Toy Story 4’. Aunque no fue nada fácil sacar adelante la segunda película de Woody y compañía, un simple comando de Linux/Unix para eliminar un archivo desencadenó una serie de acciones que casi acaban en catástrofe.

Permisos de usuarios para todos y copias de seguridad subestimadas

Los accidentes ocurren, son inevitables, pero hay formas de prevenirlos o mitigar el daño que puedan causar. En Pixar no se tomaron las precauciones necesarias para ello. Por aquel 1998 llevaban diez meses en la producción de ‘Toy Story 2’, que se esperaba que se estrenase en noviembre de 1999. Hoy en día a ningún equipo de trabajo se le ocurriría dar permisos root a todos los miembros, tampoco fiarse de una única copia de seguridad cuando hay millones de dólares/euros de por medio.

En una entrevista a TNW cuenta Oren Jacob, director técnico asociado de ‘Toy Story 2’, que estaba buscando una escena concreta de Woody cuando todo comenzó. Al intentar visualizar la escena el ordenador comenzó a darle errores, indicando que el directorio donde debía estar la escena no existía. Pensó que simplemente habían movido la escena de lugar, pero poco a poco se dió cuenta que más escenas, atributos de los personajes e ítems comenzaban a desaparecer.

¿Qué había pasado exactamente? Al parecer un miembro del equipo había ejecutado un comando rm –rf. No es un comando tan grave, en Linux/Unix es uno de los más utilizados y sirve simplemente para borrar archivos o directorios. Pero claro, se había ejecutado con permisos de root y al más alto nivel. Se había ordenado la eliminación de todo el sistema compartido de archivos del proyecto de ‘Toy Story 2’.

En el estudio de Pixar les gustaba trabajar como un equipo por igual. Todos los empleados que trabajaban en la edición de la película tenían los mismos permisos de acceso para trabajar en conjunto y de forma simultánea. De este modo cada uno avanzaba en cierto aspecto de la producción para ahorrar tiempo. No tener una jerarquía tiene sus ventajas, pero también desventajas.

Ante el caos que se venía encima y viendo en directo cómo todo el trabajo de los últimos 10 meses se estaba borrando decidieron desenchufar directamente todo el sistema para evitar que siga borrando archivos. No pasa nada, hay copias de seguridad, ¿no? Más o menos. Cuando unas horas más tarde decidieron restaurar la última copia de seguridad de los archivos se toparon con el siguiente gran error técnico que habían cometido: faltaba la mayor parte de la película en la copia de seguridad.

Pensemos que estamos en 1998, la era digital aún estaba en pleno auge y en Pixar subestimaron hasta dónde podían llegar. Al inicio de la producción y cuando se montó todo el sistema de trabajo pensaron que con 4 GB de espacio tendrían suficiente para la copia de seguridad. Una cifra ridícula hoy en día, pero por aquel entonces era bastante alta. Aunque no lo suficiente, pues con todo el trabajo que llevaban hecho ya tenían más de 10 GB de película cuando se borró por accidente. Como resultado la copia de seguridad empezó a sobrescribir archivos cuando llegó al límite de los 4 GB.

Todas las esperanzas depositadas en una madre que acababa de dar a luz

Galyn Susman se podría decir que es la heroína que salvó ‘Toy Story 2’. Unos meses antes del desastre la empleada de Pixar dió a luz, Pixar decidió montarle un equipo de trabajo en su casa para que pudiese trabajar en remoto. El equipo de trabajo incluía ordenador, otras herramientas de animación y sobre todo el material de la película. Susman recibía periódicamente las actualizaciones de los archivos de la película.

En Pixar, con el pánico a punto de apoderarse de los directivos, decidieron ir rápidamente a la casa de Susman para ver si aún disponía de los ficheros. Se llevaron todo el ordenador y discos duros con el máximo cuidado posible. Lo envolvieron en varias mantas y con cinturones en los asientos de un coche. Ese ordenador de repente había aumentado su valor en fácilmente 100 millones de dólares si contenía los archivos correctos en su interior.

Al llevar el equipo a los estudios de Pixar y encenderlo… suspiraron aliviados. El equipo tenía los archivos actualizados a la versión de hace dos semanas. Por lo tanto “sólo” se había perdido el trabajo de las últimas dos semanas y no de los últimos diez meses. Con eso y con algo de ficheros que aún no habían llegado a borrarse en los ordenadores del estudio podían recuperar casi toda la película.

El proceso de recuperación no había acabado. Ahora tocaba comprobar todos los archivos para restaurar las versiones correctas. El equipo estuvo verificando miles de ficheros uno a uno para escoger la versión correcta. Oren comenta que trabajaron durante todo el fin de semana con horarios de entre diez y doce horas al día para ello, algunos incluso dormían en la oficina. ‘Toy Story 2’ se recuperó, la pesadilla terminó.

Vía | TNW

AppleTV+ estrenará contenido y original nuevo cada mes

Entrada anterior

Fast Share: Google trabaja en su versión de AirDrop para Android

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *