0

Bueno, ahora sabes que si eres una persona “jóven”, te puede estar saliendo cachos por culpa el celular, pero este es sólo una de las formas en las que la nuestro cuerpo está adaptándose a la tecnología.

Cuello de texto

Cuando inclinamos la cabeza para ver algo en esos dispositivos, doblamos el cuello y el cráneo va hacia adelante.

Esto es problemático, porque una cabeza humana promedio pesa 4,5 kilos, más o menos como una sandía grande.Cuando estamos sentados erguidos, la cabeza está en equilibrio sobre la parte superior de nuestra espina vertebral.Pero cuando nos inclinamos hacia el celular nuestros cuellos deben hacer un esfuerzo inusual.

Los médicos llaman al dolor asociado a este esfuerzo “cuello de texto”.

Shahar cree que la protuberancia se forma porque la postura curva crea una presión extra donde los músculos del cuello se unen al cráneo.

Y el cuerpo responde creando una nueva capa de hueso, que ayuda al cráneo a enfrentar esta presión extra y a distribuir el peso.

Una de las mayores sorpresas para Shahar fue cuan grandes eran las protuberancias. Los abultamientos mayores median unos 30 mm.

Claro que la mala postura no fue inventada en este siglo.

¿Por qué entonces nuestros antepasados no desarrollaron una protuberancia en su cráneo cuando se encorvaban para leer libros?

Una posible explicación es que pasamos mucho más tiempo inclinados con nuestros celulares.

En 1973 los estadounidenses leían un promedio de dos horas al día.

Pero actualmente pasamos al menos el doble de ese tiempo con nuestros teléfonos.

Te puede interesar:  Sismo en California abre grieta que se ve desde el espacio

Extrañamente, los hombres fuertes de las islas Marianas también tenían crecimientos en sus cráneos.

Se cree que las protuberancias se desarrollaron por un motivo similar, para soportar el peso de la cabeza y los fuertes músculos de sus cuellos.

Esos hombres habrían transportado enormes pesos colgándolos de los extremos de palos sobre sus hombros.

Codos más pequeños

Shahar cree que es probable que las protuberancias modernas jamás desaparezcan.

su tamaño seguirá aumentando.

El investigador cree que no serán dañinas en sí mismas. Pero sí podría haber problemas con otras formas en las que el cuerpo compensa nuestra postura encorvada.

En Alemania, por ejemplo, hubo otro descubrimiento sorprendente: nuestros codos se están achicando.

Christiane Scheffler, antropóloga de la Universidad de Potsdam, estudiaba medidas de los cuerpos de niños cuando notó esta tendencia.

Scheffler comparó cuán robustos eran los cuerpos de los niños entre 1999 y 2009.

La investigadora calculó un índice que compara la altura de una persona con el ancho de sus codos.

Y cotejó esos resultados con un estudio similar realizado 10 años antes.

La conclusión fue que los esqueletos de los niños se están volviendo más frágiles.

Niños sedentarios

Scheffler pensó en un principio que la explicación podía ser genética, pero el ADN de una población no cambia mucho en una década.

Otra posibilidad era la mala nutrición, pero ése no es un problema en Alemania.

Te puede interesar:  A 50 años del lanzamiento de Apollo 11 surge un nuevo proyecto espacial

La tercera explicación posible es que la actual generación es mucho más sedentaria.

Scheffler realizó un nuevo estudio con otros colegas en el que analizó los hábitos diarios de los niños, que también usaron un contador de pasos durante una semana.

Los científicos encontraron una fuerte correlación entre lo robustos que eran los esqueletos de los niños y lo que caminaban por día.

Es bien sabido que cada vez que usamos nuestros músculos ayudamos a fortalecer la masa de los huesos que los sostienen.

Si usas tus músculos una y otra vez ayudas a generar más tejido óseo, que se traduce en huesos más densos y mayor circunferencia” señaló Scheffler.

Pero había otro enigma en los resultados del estudio.

Caminar era el único tipo de ejercicio que impactaba en el tamaño de los codos.

Scheffler cree que aún los niños más deportistas hoy en día pasan poco tiempo ejercitándose.

“Hacer deporte no te ayuda tanto si tu madre te lleva en auto a tus prácticas de una o dos horas por semana”.

Y algo similar puede ocurrir en el caso de los adultos.

No es suficiente ir al gimnasio un par de veces a la semana sin caminar grandes distancias.

“Porque nuestra evolución indica que podemos caminar cerca de 30 km por día”.

Cambios en la mandíbula

La última sorpresa escondida en nuestros huesos puede tener cientos de años de antigüedad, pero fue descubierta recientemente.

En 2011, Noreen von Cramon-Taubadel, una investigadora de la Universidad Estatal de Nueva York estaba estudiando cráneos.

Te puede interesar:  ¿Sabías que FaceApp recopila datos para Rusia?

La antropóloga quería saber si era posible deducir de dónde viene una persona por la forma del cráneo.

Cramon-Taubadel midió cráneos de distintos países hallados en museos.

La científica descubrió que la forma de la mandíbula no dependía tanto de la genética, sino de donde vivía la persona: si se trataba de cazadores recolectares o de una comunidad agrícola.

La científica cree que el secreto de la diferencia en las mandíbulas está en cuanto masticamos mientras crecemos.

“Si piensas en la ortodoncia en el caso de adolescentes, esto se realiza porque los huesos todavía están creciendo”, afirmó Cramon-Taubadel.

“Los huesos todavía son maleables a esa edad y responden a presiones diferentes”.

En las sociedades agrícolas la comida es más suave y puede ser ingerida masticando muy poco.

Masticar menos significa músculos más débiles y mandíbulas menos robustas.

Es posible que la lactancia materna sea otro factor importante, porque su período varía y determina cuándo los niños comienzan a masticar alimentos más sólidos.

Cramon-Taubadel afirma que el impacto en la mandíbula es sutil, pero el problema puede estar en los dientes.

Especialmente en sociedades posindustriales hay más problemas de dientes torcidos por falta de espacio“.

“Las investigaciones demuestran que una dieta biomecánicamente más dura, especialmente en el caso de los niños, puede ser útil para contrarrestar el desequilibrio en el crecimiento de los dientes”.

Vía: BBC

Apple logra ser la cuarta compañía de videojuegos más grande del mundo

Entrada anterior

El Samsung Galaxy Note 10 sí tendrá botones físicos

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *