0

El 19 de junio, el equipo de Toy Story 4 visitó Barcelona para presentar el que se supone es el cierre de la saga de los muñecos que cobran vida. Los productores Jonas Rivera y Mark Nielsen, el director Josh Cooley y la voz de Woody, Tom Hanks estuvieron presente en la breve rueda de prensa.

Durante el evento, el equipo tuvo que responder ante una de las preguntas que de seguro ya habrá pasado también por tu cabeza, ¿existirá otra película de Toy Story?

Recordemos que Toy Story 3 iba a ser el cierre de la franquicia iniciada en 1995. El final de la trilogía iba a mostrar el crecimiento de Andy y como los muñecos evolucionaban cumpliendo su existencia. Viviendo peripecias que mostraban los supuestos sentimientos y valores que debemos tener los humanos.

Pixar nos engañó y Toy Story 3 resultó ser el abreboca para las nuevas aventuras de los ahora, ex juguetes de Andy, pero promete que esta cuarta entrega si será el final definitivo.

Respondiendo a la pregunta anteriormente planteada, los productores Nielsen y Rivera dicen claramente: “No”

Ambos creen que lo que crearon y lograron con esta saga es histórico y ya debe terminar su ciclo. No quieren llegar a exprimir Toy Story como se hace con la mayoría de series o películas que han tenido mucho éxito, manteniendo la calidad y fieles seguidores que han crecido junto a ellos.

Todas y cada una de las películas han sido tratadas con mucho mimo y con un cuidado extremo para seguir manteniendo ese nivel de calidad que deja la marca Pixar en sus productos.

Tom Hanks, durante esa respuesta, añadió la posibilidad de que sí pudiera haber una continuación: ¿qué pasaría si, con el tiempo, llegase un futuro director que ha estado enamorado de Toy Story desde los cinco años a los estudios cargado de ideas nuevas? No faltaron las risas y las carcajadas en la sala, pero la respuesta continuó siendo que no. Aunque con la gente de Pixar nunca se sabe. Toy Story 4 deja la trama perfectamente cerrada con cada personaje en el sitio que le corresponde, pero podría ser interesante ver cómo estos han cambiado después de tanto tiempo sin pertenecer a ningún niño y no tener que estar constantemente encerrados en una habitación o fingiendo no tener vida propia para no ser descubiertos.

Hanks, por otro lado, parece estar un poco cansado de interpretar al personaje Woody. Sobre todo por el hecho de tener que exagerar sensaciones como “dolor existencial” –ese sentimiento desatado en Toy Story 3- que sufre un muñeco. Aunque eso no quiere decir que esté encantado y maravillado con ser la voz de ese personaje ya mítico en la historia de la animación. Pero este rodaje ha sido un poco cuesta arriba según sus sensaciones.

Es cierto que lo último que se pierde es la esperanza y que tampoco hay que cerrarse ninguna puerta de cara al futuro, pero parece ser que esa quinta parte es bastante complicada que llegue alguna vez a los cines.

Vía: IGN

‘Con permisito dijo Monchito’, el documental de la vida de Ramón Valdés

Entrada anterior

La vida es rara: Ed Sheeran pide a Paulo Londra ser parte de su nuevo disco

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Películas