0

Hay una gran cantidad de cosas familiares a lo largo de este thriller de ciencia ficción. I Am Mother es una película en la que se mezclan topics e ideas de otras películas, un mix de 10 Cloverfield Lane, Black Mirror, Chappie, Ex Machina y cualquiera de Terminator.

El guión, del escritor Michael Lloyd Green, nos coloca en una “instalación futurista de repoblación humana” después de que se haya producido un evento de extinción en el mundo exterior. Un androide llamado “Madre”, con la voz de Rose Byrne, tiene acceso a una colección de 63000 embriones humanos y, un día, decide otorgarle la vida a uno de ellos, una niña conocida como “Hija”. Ella creció con el conocimiento de que no hay vida fuera de estos “cuatro muros”, el androide actuando como madre, maestra y cuidadora. Los dos comparten una cálida relación, pero a medida que ella crece, la hija, interpretada por Clara Rugaard, no puede dejar de lado su curiosidad sobre qué otra cosa podría existir.

El personaje de Swank entra en la historia casi abruptamente, nunca es nombrado en la película y simplemente referido como Mujer en los créditos, tiene una historia muy diferente que contarle a Hija, que le informa que no se puede confiar en los androides y que cualquier caos externo es el resultado directo de que intenten derrocar a la humanidad. La mayoría de la película se desarrolla como una especie de obra de teatro, en un solo lugar, con dos personajes que intentan convencer a una niña de que no se puede confiar en la otra. Como espectador, también estamos tratando de averiguar a quién o qué creer y eso resulta muy enganchante.

Mother

Hay intriga en el camino, pero de alguna manera el suspenso hace más énfasis en la mayor parte de la historia. El concepto mismo de si un androide puede criar a un niño con éxito es fascinante en sí mismo y la película juega con ideas de cómo esto afectaría el desarrollo y qué expectativas y motivaciones guiarían tal crianza. Hay toques agradables, como el comportamiento ligeramente robótico de la Hija en ciertos casos y los intentos de la Madre de ser vistos como cálidos y maternos mientras se mantiene el orden.

Por otro lado, los temas de: la humanidad que causa su propio fin, la coexistencia entre la inteligencia artificial y la vida, el drama búnker post-apocalíptico, son viejos; pero la ejecución parece fresca al concentrarse más en sus personajes y en cómo sus pensamientos individuales dan forma a su experiencia.

El diseño del robot está muy bueno, el ambiente de tecnología es impecable y la premisa es bastante interesante. Pero cuando la historia avanza, en última instancia, I Am Mother se siente carente, a pesar de que mantiene el aire de suspenso y los giros de no saber en quién confiar. Hay suficiente para mantener la historia convincente hasta el final, y Rugaard ciertamente podría ser un talento para ver, pero el final de I Am Mother es, francamente, algo insatisfactoria.

I Am Mother ya está disponible en Netflix

‘Ghostbusters 3’: a un mes de su rodaje, el elenco original ya leyó el guión

Entrada anterior

Ecuador niega extradición de hombre acusado por fraude a Facebook

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *