0

La vida fuera de nuestro planeta es uno de los ideales más osados que tenemos los humanos, este terreno, aunque infinito, se muestra como una opción de vida después de que la tierra sea inhabitable.

Más allá de las películas que alimentan nuestro imaginario colectivo, o que la NASA esté haciendo concursos sobre diseños de casas que se esperan, habiten el planeta Marte. Es aún muy incierto que podamos vivir en el espacio de la misma forma que vivimos en La Tierra.

La NASA realizó un nuevo experimento de los efectos que produce en el cuerpo vivir en el espacio. Se utilizó un par de gemelos astronautas, gracias a que los dos tienen casi el mismo ADN, los cambios son más notorios.

Mark y Scott Kelly, fueron los astronautas participantes de esta investigación. Durante un año, la NASA ha estudiado cómo ha afectado a Scott vivir en el espacio durante una estancia en la Estación Espacial Internacional mientras su hermano Mark permanecía en la Tierra como sujeto de control.

Los resultados son esperanzadores en cierto sentido, puesto que la mayoría de los cambios en Scott Kelly no persistieron más allá de los seis meses después de su llegada a la Tierra. Es más, cuenta con algunos detalles positivos, como que el sistema inmunitario responde igual en el espacio que en la Tierra ante una vacuna.

Estos son los factores que tienen una alta probabilidad de ser fatales para el ser humano:

La radiación

La radiación es uno de los aspectos más peligrosos en el espacio, según la NASA. El campo magnético terrestre y la atmósfera nos protegen de la radiación en la Tierra. Sin embargo, en la estación espacial, la exposición es diez veces mayor debido a la ausencia de esa protección.

También existe algo llamado elongación de los telómeros este fenómeno estuvo presente en Scott Kelly y es considerado el descubrimiento más importante.

Pero ¿Por qué? Los telómeros son los encargados de proteger el ADN, están al final de los cromosomas, su función principal es proteger el material genético que porta el resto del cromosoma. A medida que pasa el tiempo estos se van desgastando, haciéndose cada vez más pequeños. Cuando los telómeros se hacen minúsculos, ya no pueden proteger el ADN, por lo que las células dejan de reproducirse, alcanzando un estado de vejez o senectud y aumenta la la posibilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares y cáncer.

Es decir, si vives en el espacio, envejeces más rápido.

Sería muy contradictorio porque además de querer vivir en el espacio, se siguen buscando formas de que una persona viva más tiempo, por lo que no sería viable habitar en el cosmos.

Otros Factores:

La transición entre diferentes gravedades: Adaptarse a los cambios de gravedad afecta a la orientación espacial, la coordinación o las habilidades motoras. Esto dificultar la realización de tareas complejas de carácter técnico. También provoca pérdida de minerales y aumenta el riesgo de sufrir osteoporosis si no se rehabilita de forma correcta en la Tierra.

Aislamiento: El confinamiento en un espacio reducido y sin mucho contacto humano puede causar algunos trastornos como cambios en el humor, alteración del sueño o depresión.

Mayor susceptibilidad a enfermedades: Los microbios cambian sus características en el espacio y el contagio es más fácil. El sistema inmune suele estar alterado aumenta la vulnerabilidad a alergias y otras enfermedades.

Distancia a la Tierra: Cuánto más lejos de casa, más complicado es solucionar problemas técnicos, fallos en el equipo o las comunicaciones.

Vía: Hipertextual

‘Tranqui’, nuevo vídeo de Shalom

Entrada anterior

Mira el trailer del segundo capítulo de la última temporada de ‘Game of Thrones’

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Tecnología