Variados

Super Bowl 2019: Maroon 5 en el medio tiempo y lo que nos quedó debiendo

La banda de Adam Levine tuvo la responsabilidad de entretener en el descanso del espectáculo deportivo más visto de la televisión, ¿Lo logró?

Hubo meses de espera hasta que la NFL confirmó que Maroon 5 sería la banda encargada de realizar el esperado show de medio tiempo del Super Bowl… y así inició la larga travesía que llevó a Adam Levine y los suyos a preparar un espectáculo que resultó muy pobre para muchos de los millones de espectadores.

Pero la presentación sólo fue un resultado de lo que ya se veía venir, la polémica no faltó luego de que cientos de celebridades pidieran a la banda que no se presentase en el show. Esto luego de que el jugador Colin Kaepernick del equipo San Francisco 49ers decidiera no permanecer de pie en el momento en que se cantaba el himno antes de comenzar el juego en 2016, esto como señal de protesta por los numerosos casos de tiroteos de policías contra ciudadanos negros. Y pese a que en su momento la NFL decidió respaldarlo, al momento el deportista no ha sido contratado por ningún equipo. Y no solo esto, ahora la nueva normativa obliga a los jugadores a estar de pie durante el himno.

Es así como Rihanna, P!nk, Mary J. Blige, Usher, Lauryn Hill y Nicki Minaj decidieron no presentarse en esta edición, ni siquiera negociar una aparición; esto hasta que llegó la oportunidad de Maroon 5, que aprovechó la polémica para reivindicar el show al pedir a Travis Scott y Big Boi que los acompañen esta noche.

Por supuesto, un gesto publicitario que no pasó desapercibido para la prensa. A tal punto llegó, que la rapera Cardi B, quien acompaña a Maroon 5 en la canción ‘Girls Like You‘, decidió ignorar la invitación. Un golpe bajo, luego de que el tema se haya convertido para muchos en un himno feminista por parte de la banda estadounidense.

Musicalmente, hubo muchas ausencias

Nada de esto detuvo a Maroon 5. La noche del Super Bowl la iniciaron fuerte, con éxitos del aclamado disco ‘Songs About Jane’ (2002), pero que hicieron preguntarse a muchos por qué decidieron acudir a sus viejos éxitos. ‘Harder To Breathe’ como inicio era un aire refrescante, le siguió ‘This Love’, temas que fueron coreados por una generación que hoy pedía que la agrupación de Levine supere a estrellas como Madonna, Michael Jackson, Prince, Katy Perry, que algún día lograron brillar con su talento en ese mismo escenario. No sucedió, les quedó grande.

La aparición de Travis Scott llegó, tras un breve cameo de Bob Esponja. “Una estrella que no necesita presentación”, decía el intro. La pregunta es, ¿La necesitaba o no? Y honestamente, creo que sí. Scott, quien ha acaparado los titulares en los últimos años gracias a su relación con socialité y empresaria Kylie Jenner, lanzó al mercado el álbum ‘Astroworld’ a finales de 2018 y, si bien es cierto obtuvo aclamación por parte de la crítica y debutó en el puesto no. 1 de Billboard 200, para un espectáculo de ese calibre, se necesita mucho más que tener un álbum exitoso, teniendo en cuenta de que es una publicidad monstruosa debes dirigir a los curiosos a alguien con trayectoria y, lamentablemente, Scott aún no la tiene pese a sus éxitos.

Tras ‘Break a Leg’ que puso a bailar al estadio, llegó el momento más emotivo de la presentación pero también el más predecible; siendo Adam Levine un feminista confeso, ‘Girls Like You’ debía aparecer. Y aquí hay que reconocer que tras el desaire de la rapera Cardi B, la opción gospel fue muchísimo mejor. Levine y los suyos resolvieron y lo hicieron bastante bien. Una canción que dio mucho de qué hablar entre todas aquellas celebridades que aparecen en el vídeo oficial a manera de homenaje a la mujer empoderada de la segunda década de los 2000, donde muchas cosas han cambiado.

Le siguió otro clásico de la banda, ‘She Will Be Loved’. Una canción que no necesita presentación para aquellos que en los primeros 2000 se conectaron con el exitoso álbum de Maroon 5, un acierto en la presentación pues hizo que la audiencia la interprete. Ahora, si pensamos en que si es o no un himno para ser coreado en un estadio en medio de un espectáculo deportivo, para fines prácticos, definitivamente no lo es.

Llegó el turno de otro de los invitados de Maroon 5, Big Boi de Outkast para interpretar ‘I Like The Way You Move’, donde el gran ausente fue el gran Andre 3000. Y no se trata de menospreciar la aparición de Big Boi, al contrario, se valida su esfuerzo ya que cubrir los zapatos de una de las más grandes estrellas del hip hop es complicado y lo hizo muy bien. Aún así, la ausencia de Andre -que fue claramente notoria en los fanáticos y medios de comunicación- dio lugar a que muchos nos preguntáramos por qué.

‘Sugar’ estuvo en el repertorio y creo que fue un acierto por parte de la banda de Levine. Al tener una audiencia así de grande, debían poner canciones que hayan tenido un alcance masivo para que, así sea de casualidad, alguien diga “sí, alguna vez la he escuchado”. Algo que me gusta de Maroon 5 es que le sacan el jugo a cada uno de sus discos, por eso no lanzan tantos. Este sencillo fue especial ya que incluyó romper esa barrera artista inalcanzable – fanático que se genera con fenómenos musicales. Maroon 5 visitó bodas, sorprendió a novios para interpretar su canción. Todo esto fue plasmado en un vídeo musical, que causó que el tema fuese acogido por muchos enamorados que la hicieron “su canción”. Pero, de nuevo, me pregunto lo mismo… ¿Era este tema el ideal para ser cantado en un estadio en pleno evento deportivo?

Para finalizar, ‘Moves Like Jagger’ un tema que sí estuvo hasta en la sopa, no sólo por tratarse de la leyenda Mick Jagger y un homenaje a su peculiar movimiento escénico sino porque contaba con la colaboración de Christina Aguilera, una combinación explosiva teniendo en cuenta la gran amistad que unía a Levine y a Aguilera en sus épocas como jueces de ‘The Voice’. Por lo que me queda el sinsabor de la ausencia de Xtina, que con su voz hubiese hecho vibrar a muchos en ese escenario deportivo.

La presentación termina con Adam Levine sacándose la camiseta y demostrando su valía como músico. Innecesario sí, pero atractivo para la audiencia. Hay que decirlo, el frontman es dueño de un sex appeal innato y lo sabe. Terminar así no fue coincidencia, había que compensar de una u otra manera a los grandes ausentes de la noche.

En cuanto a producción hay que reconocer que la NFL no escatimó, el escenario fue atractivo y se notó que invirtieron para que se refleje un show digno de ser visto en cientos de países. Los drones fueron un plus, involucrar tomas aéreas siempre hacen un espectáculo de nivel y realmente en eso, no hay quejas.

Para finalizar quiero dejar una cuestión en el aire, cada año, el espectáculo de medio tiempo del Super Bowl tiende a ir a la baja, lo que me lleva a preguntarme, ¿Se acabaron las super estrellas que recreaban shows legendarios o la NFL necesita reinventar su famoso medio tiempo?

4.50 avg. rating (88% score) - 2 votes
Categorías
Variados