Microsoft admite oficialmente la derrota en la batalla por los sistemas operativos móviles y recomienda a los pocos que aún usan Windows 10 Mobile que se cambien a dispositivos iOS o Android.

Se ha hecho por medio de un documento donde se explica que a partir del 10 de diciembre de 2019, Microsoft dejará de dar soporte al sistema operativo, es decir, no más actualizaciones y no más parches de seguridad.

Windows 10 Mobile es el sucesor de Windows Phone, un sistema operativo orientado a móviles de nueva generación que Microsoft desarrolló como respuesta al iPhone y a Android. Fue anunciado durante el Mobile World Congress 2010 y lanzado en noviembre del mismo año.

Se lanzó junto a diez dispositivos fabricados por marcas incluyendo HTC, Dell, Samsung y LG. Su interfaz gráfica, llamada Metro, era sumamente distinta a iOS y Android —que durante su desarrollo inicial era una copia del OS de Blackberry pero visto el éxito del iPhone cambiaron curso para ser lo más parecido posible al iPhone—.

Metro, a su vez, surgió como un estilo de diseño e interfaz basado en tipografías claras e iconos simples. Primeras versiones pueden observarse en software como Encarta 95, pero encontró su primer hogar en el Zune —el reproductor MP3 con el que Microsoft intentó competir con el iPod— y Windows Media Center.

En 2012 Metro dejó de llamarse así y se convirtió en “Microsoft design language”. En 2015 el sistema operativo cambió de nombre a Windows 10 Mobile para ser coherentes con el nombre del OS para escritorios y soportar no solo smartphones sino también tablets (de ahí el “mobile” en vez de “phone”).

La industria creyó que Windows Mobile sería, con el paso del tiempo, tan relevante, instalado y usado como iOS o Android, sobre todo por el acuerdo que hizo Microsoft con Nokia para que se convierta en el sistema operativo oficial de sus smartphones.

Microsoft terminó comprando Nokia, intentando empujar al mercado tanto su nueva división de smartphones como el sistema operativo que cada día menos fabricantes utilizaban a falta de tracción con los consumidores.

Con el tiempo Windows 10 Mobile sólo era instalado en smartphones Nokia, división que desapareció años después, puesto que Microsoft dejó de fabricar teléfonos, la línea Lumia fue un fracaso. El último dispositivo lanzado, el Lumia 650, fue hace casi tres años, en febrero de 2016.

Y así muere oficialmente Windows 10 Mobile, en silencio, con un documento de soporte que recomienda cambiar a iPhone o Android. Sin despedidas, por la puerta de atrás, esperando que el mundo se haya olvidado que alguna vez su ex CEO se empezó a reír durante una entrevista cuando le preguntaron por el lanzamiento del iPhone. Algunos escupen para arriba muy duro.

 

 

Vía | Hipertextual