Desde los primeros minutos El perfume demuestra que no perderá el tiempo en rodeos y nos lleva al caso que desentrañará una inefable historia y un pasado bastante tormentoso. Una mujer aparece muerta en su propia casa pero tiene unos cortes peculiares y brutales: le extrajeron parte de las axilas y el pubis, además le raparon la cabeza.

Por un lado, entonces, seguimos la investigación pero también la propia historia de Nadja Simon, interpretada por una sorprendente Friederike Becht, la detective a cargo. Simon también deja ver muy pronto su propio drama y es desde su punto de vista que conoceremos la mayor parte de los sorprendentes descubrimientos que van surgiendo; pero también nos llevará a su propio sótano oscuro y siniestro.

 

Los modernos Grenouilles

La historia se centra en cinco amigos de la juventud que formaron un extraño club interesado —y por qué no, obsesionado— con la historia de Jean-Baptiste Grenouille, el protagonista de la novela de Süskind, publicada en 1985. Ellos encontraron en esa historia la inspiración para extraer el aroma de todo lo que les rodeaba y hacer extraños experimentos para mensurar el poder de los olores y el sentido del olfato.

Su afición pero también su desolación emocional —los muchachos vivían en un internado y las chicas tenían una relación rota con sus padres— y un salvaje despertar sexual los orilla a límites escalofriantes. Ese pasado es el que se asoma en la investigación del asesinato de la primera mujer… por que le siguen otras muertes.

Lo mejor de este thriller es la narración y como se desenreda la historia del grupo de amigos que, dicho sea de paso, se convirtieron en adultos bastante siniestros, llenos de problemas, pero también arrogantes y pretenciosos —los elementos que usan los que están rotos por dentro, por lo visto—. Otro punto favorable y bastante disfrutable es el drama de los propios miembros de la policía; la historia parece decirnos que no hay nadie libre de pecados y debilidades, pero sobretodo que todos buscamos —desesperadamente y a veces a altísimos precios— el amor.

Un ambiente desolador

Además de la excelente producción, El perfume tiene una fotografía extraordinaria, fría cuando presenta el tiempo corriente, y cálida en los flashbacks, sin embargo, cuando la historia se va esclareciendo todo el ambiente se vuelve frío y desolador.

Son muchos los sentimientos y situaciones que trae a la mesa este thriller, pero como decíamos líneas arriba, de lo que más habla es del hambre de amor y como todos, cada uno a su manera, trata de satisfacerla, y como a veces se hace con un placebo momentáneo o con trampas para no sentir tanto dolor de golpe. Esta serie nos deja en claro que jamás podrá ser llenado ese vacío y que si consigues que alguien te ame desenfrenadamente, es probable seas devorado, tal como el Greonille de la novela de Süskind.

El perfume es un título muy recomendable porque durante sus seis episodios jamás tenemos idea de quién es el autor de los asesinatos; es decir, mantiene su tensión y la estira sin romperla. De hecho termina dejándonos en el dolor y la incertidumbre. Eso sí, deja abierta la posibilidad para otras entregas y esto es fabuloso.

El perfume se encuentra disponible en Netflix para todos sus suscriptores.