Consolas

PlayStation Classic: Sony se queda atrás con su nuevo reboot

 

Nintendo fue de las primeras compañías que se animó a traer de vuelta algunos de sus videojuegos clásicos de una forma bastante peculiar al lanzar la NES Mini, una versión en miniatura de su mítica consola de 8 bits en la que dentro venían incluidos 30 juegos que fueron publicados originalmente en ella entre finales de los 80 y principios de los 90.

Más tarde quiso repetir la jugada con la SNES Mini y otras compañías quisieron probar suerte también en este terreno, como ya hemos visto con la Mega Drive Mini o Neo Geo Mini, así que Sony no quiso ser menos y por eso hace unos meses presentó su PlayStation Classic, una máquina en formato reducido de su primera consola de sobremesa.

Durante los últimos días hemos estado probándola a fondo, disfrutando de los 20 juegos que podemos encontrar dentro de ella y recordando algunas de las experiencias que vivimos hace más de 20 años. Sin embargo, si bien hay productos que con el tiempo han logrado envejecer perfectamente, con la PlayStation Classic no lo tenemos tan claro y a medida que pasaban las horas nos iban surgiendo cada vez más dudas.

En cualquier caso, vamos a pasar a contaros todo lo que nos ha parecido de cara a su lanzamiento que se producirá la semana que viene.

 

Esto es lo que incluye la PlayStation Classic

 

Algo que me sorprendió en cuanto tuve la PlayStation Classic entre mis manos fue que me pareció que la caja era enorme, algo que me extrañó porque se suponía que dentro me iba a encontrar con una consola en miniatura. No obstante, como se suele decir, las apariencias engañan, porque nada más abrirla ves la consola y el tamaño tan cuco que tiene que cabe de sobra en una mano (sin cerrar).

El diseño es exactamente idéntico al de la clásica consola de Sony, aunque en este caso la tapa del centro no se puede levantar, dado que los juegos ya vienen instalados en su interior. Lo que sí tiene es el botón de Open, para simular que hacemos el cambio de disco en algunos juegos que lo requieren, siendo este botón el que deberemos de presionar cuando se dé el caso, como en Final Fantasy VII, por ejemplo.

Los otros dos botones restantes son el de Power, para encender y apagar la consola, y el de Reset, el que nos hará regresar al menú principal con su respectiva lista de juegos. Por lo demás, cuenta con dos mandos, ideales para aquellos títulos que se juegan a dobles, aunque se tratan de los primeros modelos y no los Dualshock, así que olvidaros de los sticks, la vibración y los botones L3 y R3. Por si fuera poco, la longitud de los cables es menor a la de los originales y tan solo miden 135 cm, así que no os podéis alejar demasiado de la pantalla.

Los dos cables restantes se enchufan en la parte trasera y son el de HDMI, para conectar la consola a la televisión, y el cable de alimentación, que al igual que ocurre con las máquinas en miniatura de Nintendo es un cable USB que no viene acompañado por el adaptador de 5V. Así pues, deberéis de conectarlo a vuestra tele o a cualquier adaptador que probablemente tengáis de vuestros móviles, como he tenido que hacer yo.

 

Juegos y opciones

 

Empezamos a entrar en un tema un tanto peliagudo y que no ha estado exento de polémica: la lista de juegos. Sí, ya sabemos que es imposible contentar a todo el mundo y que siempre se echará en falta algún título icónico, pero la verdad es que la selección que se ha realizado para la PlayStation Classic podría haber sido mejor, para que nos vamos a engañar.

De hecho, nosotros mismos hicimos un repaso a los juegos que nos habría encantado que estuviesen presentes y hay que decir que con algunos acertamos, pero con otros se nos ha quedado una espinita clavada por el hecho de que se hayan dejado de lado. La lista en cuestión es la siguiente:

  • Battle Arena Toshinden
  • Cool Boarders 2
  • Destruction Derby
  • Final Fantasy VII
  • Grand Theft Auto
  • Intelligent Qube
  • Jumping Flash!
  • Metal Gear Solid
  • Mr. Driller
  • Oddworld: Abe’s Oddysee
  • Rayman
  • Resident Evil: Director’s Cut
  • Revelations: Persona
  • R4 Ridge Racer Type 4
  • Super Puzzle Fighter II Turbo
  • Syphon Filter
  • Tekken 3
  • Tom Clancy’s Rainbow Six
  • Twisted Metal
  • Wild Arms

Algunos de ellos habría sido un pecado que no estuviesen incluidos, véase Metal Gear Solid o Final Fantasy VII, y desde luego son de los mejores incentivos para hacerse con la consola. En mi caso hay alguno que no había jugado nunca y han acabado resultando una grata sorpresa, como Mr. Driller o Jumping Flash!, aunque la verdad es que la mayor parte de mi tiempo me lo han robado las aventuras de Solid Snake y Cloud o títulos como Rayman o Super Puzzle Fighter II Turbo.

Desde el menú principal tendremos un fácil acceso a todos y cada uno de ellos. No obstante, es precisamente el menú uno de los aspectos que menos nos ha gustado por su diseño tan rematadamente simple y poco atractivo para la vista, con un fondo morado y negro. En mi opinión tampoco habría costado tanto poner una imagen de fondo de cada juego cada vez que vas pasando por cada uno de ellos. Al menos habría resultado algo más llamativo.

 

Lo único que vemos son sus carátulas originales con su nombre, la compañía que se ocupó de su desarrollo, el año en el que fue publicado y la cantidad de jugadores, para que así sepáis mejor cuáles son para uno solo o se pueden jugar en compañía de otra persona. Al menos en el carrusel de juegos que figura en la pantalla podemos ver del tirón todos los juegos para así localizar el que queremos.

En las opciones nos encontramos con un punto de guardado rápido para cada juego cuando le demos al botón Reset. Si volvemos a pulsar en él la consola nos preguntará si deseamos sobrescribirlo, pero solo podemos tener uno al mismo tiempo. A su vez, también tenemos una tarjeta de memoria virtual con suficientes ranuras para almacenar nuestras partidas.

Por último, desde los ajustes podremos configurar el salvapantallas, activar el ahorro de energía y el tiempo de espera, así como el idioma que queremos que tenga el menú de la consola. Ojo, el idioma solo afecta al menú, porque por mucho que nos duela, resultando algo difícil de perdonar, todos y cada uno de los videojuegos de la PlayStation Classic vienen en inglés, ninguno se trata de las versiones que fueron localizadas en España al castellano, ni en textos ni en las voces.

Por lo demás, solo queda iniciar el juego que deseamos y comenzar a jugar, no hay más misterio, ni más opciones para personalizar el menú y tampoco la resolución de la pantalla, otro tema que también nos ha dejado un poco impactados.

 

PlayStation Classic: así es la experiencia de juego

La primera vez que enciendes la consola o cualquier juego y ves aparecer los icónicos logos de PlayStation te invade un sentimiento de nostalgia descomunal. 

Son los mismos títulos que ya vimos en los 90, lo que tiene su parte positiva y a su vez su parte negativa, porque los recuerdos a veces nos juegan malas pasadas, como sucede con algunas series de dibujos que veías cuando eras pequeño y recuerdas con mucho cariño, pero cuando las vuelves a ver hoy en día no aguantas demasiados capítulos.

Esa es exactamente la misma situación que por suerte o por desgracia he vivido con algunos juegos de la PlayStation Classic. Escuchar las melodías y controlar a Solid Snake en Metal Gear Solid, ver las cinemáticas de Oddworld: Abe’s Oddysee o liarme a tortazos y patadas en Tekken 3 han sido desde luego momentos muy memorables y con los que más me quedo tras haber probado la consola durante estos días.

Sin embargo, como ya he mencionado anteriormente, hay otros títulos que ha sido probarlos y he aguantado muy poco con ellos, ya sea porque el control me resultada demasiado ortopédico sin los sticks del Dualshock o porque directamente han envejecido fatal, dando como resultado unos gráficos tremendamente pixelados y bastante feotes. En el caso que más lo he notado ha sido en Grand Theft Auto, aunque Destruction Derby lo recordaba más divertido porque en su momento le eché bastantes horas, pero ahora he aguantado muy poco con él, lo que no quita que desee con todas mis ganas que se desarrolle uno nuevo.

Naturalmente son los juegos originales y es cierto que así se veían en la primera PlayStation, pero en aquella época sí estábamos más acostumbrados a ver ese tipo de gráficos y no sucede como en la NES Mini o la SNES Mini, que al menos los apartados visuales de la mayoría de sus juegos siguen resultando entrañables. En este sentido, esta misma situación se aplica a la resolución de la pantalla, sobre la que ya os mencionábamos que nos ha dejado un tanto sorprendidos.

Todos los juegos disponen de una resolución de 720p, lo que hará que aparezcan unas bandas negras enormes en ambos laterales de la pantalla. Pero además, algunos de ellos también disponen de unas bandas en la parte superior e inferior de la pantalla. Si bien los laterales serán exactamente los mismos para todos, las dos bandas restantes serán diferentes para cada juego.

En algunos la pantalla llega de arriba a abajo, en otros se queda a medio camino y ha habido casos en los que solo aparecía la banda negra superior, pero no la inferior, así que, si tenéis un televisor 4K, no podréis sacarle partido de ninguna forma. Con respecto a los tiempos de carga, tras haber hecho una prueba con la primera PlayStation, se mantienen los mismos que en los juegos originales.

Y qué decir del tema del lenguaje. Por mucho que haya podido disfrutar jugando a Final Fantasy VII o Metal Gear Solid una vez más, me resulta imperdonable no leer el “allévoy” o no escuchar a Alfonso Vallés diciendo “pero, ¿qué coño?“. Vale que en algunos juegos los textos dan igual porque son solo para los menús y poco más, pero hay en otros que sí hay bastante que leer y no habría estado nada mal que al menos sí estuvieran localizados, sobre todo porque se puede elegir el alemán o el francés.

 

La opinión de VidaExtra

Por todo esto, se podría decir que la PlayStation Classic está más enfocada para los más nostálgicos o sobre todo los más coleccionistas. Sinceramente, no es un producto que debéis tener en vuestras casas sí o sí, pero tampoco es una consola a la que le vais a dedicar una tarde y ya, porque tiene algunos juegos que son obras maestras y con los que es fácil pasar horas y horas sin que te des cuenta que el tiempo se pasa volando.

Aun así, aspectos como el de la localización, el tamaño de los cables o algunas grandes ausencias en la selección de juegos, son detalles que pesan demasiado a la hora de pagar los $99 que cuesta. Al menos viene con dos mandos, que siempre es de agradecer para esos títulos para dos jugadores con los que el entretenimiento estará más que asegurado.

PlayStation Classic se pondrá a la venta el 3 de diciembre de 2018. Esperamos que en el futuro se llegue a hacer una revisión de esta consola, esta vez sí con los Dualshock, y con una lista que incluya los juegos más icónicos del maravilloso catálogo del que puede presumir la primera PlayStation.

 

Vía | VidaExtra

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes
Categorías
ConsolasVideojuegosEntretenimiento