Sony solicitó el registro de la patente desde noviembre del año anterior, y fue el pasado 5 de octubre cuando recibió la aprobación por parte de KIPRIS, un organismo surcoreano para registros de propiedad intelectual. El cartucho fue diseñado por Yujin Morisawa, director senior de arte en el Centro de Diseño Corporativo de Sony Interactive Entertainment, la división responsable de videojuegos.

Como puedes observar en las ilustraciones superiores, el diseño del cartucho es muy diferente a lo que hemos visto en portátiles de Nintendo. Integra un puerto desconocido, seguramente propiedad de Sony, y un extraño orificio en el otro costado. Por desgracia, la patente no describe el funcionamiento del cartucho, sólo se limita a presentar el aspecto visual.

 
Constantemente las compañías registran sus ideas, pero no todas terminan siendo realidad en un producto comercial. Lo interesante es que el año anterior la misma Sony registró otra patente relacionada con una consola portátil, muy parecida al concepto de la Nintendo Switch. En aquel entonces tampoco describieron el funcionamiento de la idea, pero el diseño hacía suponer que se trataba de una consola híbrida (portátil y sobremesa).

No se descarta que la empresa quiera regresar a un mercado que en algún momento dominó con la PSP. Ahora mismo Sony ya se encuentra enfocada en su consola de próxima generación, la PlayStation 5. Es complicado que pronto veamos su retorno al sector de videojuegos portátiles, pero es un movimiento que no se puede descartar. Nadie quiere perderse un mercado que genera tantos ingresos y que actualmente pertenece sólo a Nintendo.