Cine

Halloween (2018): la mezcla perfecta de terror y humor que logra reinventar un clásico

Michael Myers ha vuelto y, antes de asesinar a nadie, Blumhouse, Universal y Miramax han eliminado todas las secuelas de la saga y establecen ‘La noche de Halloween’ (‘Halloween’, 2018) como la única secuela canónica. La película se ambienta en la actualidad, cuarenta años después de los sucesos de la cinta original.

Nos muestra Laurie Strode, el personaje de Jamie Lee Curtis, todavía atormentada por los sucesos de la fatídica noche del 78. La pesadilla se repetirá cuando un inesperado suceso provoca el regreso del psicópata Michael Myers.

En el momento que se rodó la primera ‘Halloween’, el slasher era un terreno todavía en exploración y, por ello, dejaba espacio para la sorpresa, la innovación y el susto imprevisible. Además, John Carpenter desarrollaría un pegadizo leitmotiv que enseguida se grabaría en el imaginario colectivo. El éxito de la cinta dio lugar a innumerables secuelas que harían de la franquicia una de las más rentables de Hollywood, abriendo el camino a otras sagas como ‘Viernes 13’ o ‘Pesadilla en Elm Street’.

 

Halloween es una estupenda reinvención de un mito

Salvando las distancias, la cinta tiene una estructura similar a Psicosis y antes de que empiece la carnicería nos espera una historia secundaria que nos llevará a los personajes del pasado; todo huele a nostalgia pero nada aburrido, y todo tiene un extraño aire de metaficción. La fiesta empezará de una forma que nos recuerda mucho a la obra de Carpenter y poco a poco se convertirá en el desatado producto Blumhouse que se citaba al principio.

El éxito de esta nueva ‘Halloween’ reside en el logro de haber sabido encontrar el punto cómico sin necesidad de humillar o convertir en un bufón al villano, y aprovecharse de la desestabilidad emocional del personaje de Jamie Lee Curtis para generar situaciones en momentos de puro terror. Es una película mucho más cuidada de lo que se espera. Luce muy bien visualmente gracias a la paleta de colores, los efectos son más que aceptables pese a su pequeña producción y el reparto está espléndido. David Gordon Green dirige con mucho cariño, consciente del producto que tiene en sus manos y la historia que lleva detrás, notándose en muchas ocasiones la presencia del propio Carpenter, que se encarga de la música.

Halloween no es la película de terror definitiva, pero sí que es una estupenda reinvención de uno de los mitos de la cultura popular norteamericana; algo asi como la versión millenial. Quizás lo que la hace tan única es el hecho de que siempre sea tan consciente de sí misma, que no se avergüence de nada y vaya siempre a más, con unos locos giros que rozan el slapstick. Algún espectador clásico puede llevarse las manos a la cabeza al ver la orgía de humor, terror y sangre en la que han convertido su película favorita pero, ya que seguimos utilizando un personaje de los 70, que mínimo que cambiar las reglas del juego.

 

 

 

Vía | Hipertextual

5.00 avg. rating (92% score) - 1 vote
Categorías
CineEntretenimiento