Reseñas

Arrival: La Torre de Babel

Denis Villenueve ya está en las grandes ligas, su última película es la confirmación absoluta de que este director pasará a la historia como uno de los más grandes de nuestros tiempos actuales. La película trata de cualquier cosa menos de la llegada de alienígenas al planeta tierra, la premisa es solo la fachada pero la cantidad de temas que toca y la riqueza de su planteamiento es inmensa. Desde el punto de vista cinematográfico y narrativo, Arrival es una historia de amor, una oda a la comunicación, una apología a los deseos de vivir y experimentar, también es un retrato de la estructura del mundo actual y la hegemonía de algunos gobiernos, sin embargo desde el punto de vista científico y filosófico es otra forma de expresar la cuarta dimensión “el tiempo” transcrito de forma emocional para que las teorías físicas no solo sean entendidas por el espectador sino que además se puedan sentir dentro de la narrativa. Arrival se encuentra dentro del mismo universo de Interstellar (Christopher Nolan). 

Imagen relacionada

El pequeño prólogo inicial parece un poco fuera de contexto al inicio, la forma poética pero bastante rápida de describir el suceso familiar de nuestra protagonista tenía un objetivo final, y los flashback tienen su razón de existir. Louise es una maestra de lenguas, experta como ninguna, a quién le solicita el gobierno luego de la llegada de estos extraterrestres que forme parte del equipo que intentará comunicarse con estos seres, el grado de compromiso y entrega que Louise ganará en el camino será una experiencia vital para el expectador quién vivirá cada escena como un descubrimiento real de un suceso de esta magnitud. Uno de los mayores aciertos del largometraje es el realismo asfixiante que transmite mientras lentamente van sucediendo el acercamiento al objeto volador, una de las mejores escenas ocurre precisamente cuando la cámara sigue a nuestra protagonista durante el ingreso a la nave, por favor!, la escena del cambio de gravedad provoca vertigo real… IMPRESIONANTE!.

La fotografía encuadra planos claustrofóbicos e hiperrealistas, la banda sonora perfectamente sincronizada acompaña las secuencias con una simbiosis insuperable, luego está la narrativa explicando como nunca antes se ha visto en cines la mejor forma de comunicarse con seres de otro planeta, el proceso real de aprendizaje mutuo que debe seguir cada parte para lograr el objetivo mas importante de la película “La Comunicación”, Arrival luego se mete en terrenos políticos y sociales de actualidad, ahí es donde radica su “moraleja”, el toque moralista lo coloca tratando de crear la unión entre las diversas naciones cuyo mayor defecto siempre es y siempre ha sido la falta de comunicación.

Resultado de imagen para arrival film

La porción física forma parte del final de largometraje con toda es alución al factor de “el tiempo” como una dimensión desconocida para la humanidad, a su vez tiene su pequeña dosis de manipulación (pero en el buen sentido) logrando con éxito sacar el giro argumental del año, uniendo todas las piezas que estaban dispersas durante la primera mitad de la película convirtiendo a Arrival en una experiencia emocional, sensorial, artística que sin duda alguna se convertirá en una cinta de culto para generaciones posteriores.

Su aspecto visual es inconmensurable, una fotografía y estética que recuerda al mejor cine de Terrence Malick, Arrival además está influenciada por toques del cine de Stanley Kubrick, asi como el factor emotivo Spielberiano (con películas como Encuentro Cercano del Tercer tipo), rebosa de poesía visual y narrativa sin dejar de proporcionar escenas de tensión e impacto, acompañados con un trabajo magistral de efectos visuales.

Un párrafo aparte merece su apartado musical, y es que la atmosfera fría, oscura se complementa con una banda sonora a manos de Johan Johannson que por momentos es melancólica y por momentos aterrorizante, sonidos sintetizados y una variedad de ruidos recreados para tratar de dar la mayor complejidad al posible lenguaje alienígena. 

Imagen relacionada

Amy Adams merece un monumento por su mirada tan cargada de emoción y sufrimiento, por expresar con cada gesto el poder mismo del guión y maximizar sus líneas, por entregar un personaje que no necesita decir mucho para matizar una gamma amplia de sensaciones, otra nominación al Oscar sería merecida pero lamentablemente según las condiciones de la carrera podría resultar su sexta derrota con gran probabilidad. El resto del reparto cumple bastante bien, pero se quedan a años luz de la protagonista, Jeremy Renner no tiene momentos de verdadero lucimiento.

Lo que hace Denis Villenueve es para ovación absoluta, su trabajo tras cámaras es lo que le da el sello a la película, Arrival tiene un pulso narrativo cargado de potencia y sobriedad mientras mantiene el toque lírico, combinando escenas de impacto con cine contemplativo sin perder ni un solo segundo al espectador, manteniendolo al borde del asiento, trabajo de dirección del año

Estamos ante una de las cintas del año, una cinta que sin duda alguna recibirá algunas meciones bien merecidas en los premios de la academia, tanto en mejor película como mejor director para Denis Villenueve, con suerte Amy Adams estará en el quinteto de actriz, así mismo no debería tener problema para colarse en guión y dejar una huella gigante en apartados técnicos como Efectos Visuales, Sonido, Edición de Sonido, Fotografía, Montaje y por su puesto Johan Johannson (Mejor Banda Sonora) .

NOTA

Resultado de imagen para four and a half stars

 

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes
Categorías
ReseñasReseñas de PeliculasCine