Reseñas de Peliculas

Adelanto de Avengers: Infinity War [NO SPOILERS]

Todos los caminos de Marvel Studios han conducido a Avengers: Infinity War, la primera película que, para bien y para mal, realmente se siente como la proyección cinematográfica del milenio (muy por encima de Star Wars), aquellas historias apoteósicas que han marcado a las viñetas superheoricas durante las últimas décadas. En ese sentido, Infinity War logra proyectar una historia de gigantescos alcances, acertando en ese campo en donde previamente en el estudio no dieron del todo en el blanco con producciones como la insatisfactoria Avengers: Age of Ultron o aquella Captain America: Civil War que fue súper contenida en su épica en aquella pelea en el aeropuerto.

Hay algunas relaciones familiares muy inesperadas de las que no teníamos idea, que podrían comprometer la unidad frente a la invasión del mal. También hay algunas muertes muy sorprendentes, de las cuales, por supuesto, cuanto menos se diga, mejor. Además, hay algunas omisiones en la lista de elencos. ¿O están ahí?

Avengers: Infinity War es una batalla gigante por la cual los directores Anthony y Joe Russo nos han dado toques del Regreso del Rey de JRR Tolkien y Harry Potter y las Reliquias de la Muerte de JK Rowling. La película ofrece un espectáculo visual y asimismo algunos divertidos juegos de palabras.

 

 

Ahora, cumpliendo la promesa de desatar finalmente la amenaza de Thanos, algo que se venía cocinando poco a poco desde el año 2012, los hermanos Russo, los mismos que marcan minuto a minuto todo su manejo de este universo, son los responsables de conducir a esta historia que incluye tantos personajes, que en ocasiones se siente que no pueden ser contenidos en la pantalla. Ya por ese primer factor esto abruma.

Desde el primer minuto, presentando un ataque a la nave de sobrevivientes de Asgard vistos en Thor: Ragnarok, esta ‘Guerra del Infinito’ se instala como una sucesión de pequeñas batallas que van de la mano a la idea de impedir que Thanos no cumpla su objetivo: conseguir todas las gemas del infinito para destruir a la mitad de la vida en el universo y así garantizar que la entropía no sea acelerada por el consumo. En el camino se suman los divididos Vengadores, los Guardianes y hasta ese sorprendente arácnido que tanto costó sumar a este universo. Y cada uno por su cuenta aporta un grano para complementar el protagonismo del villano.

 

 

Profundizar en más detalles de la historia, por ahora, no tiene sentido, ya que esta película está hecha para generar tras sus funciones el tipo de conversaciones que se generan en el recreo del colegio y dar pie a teorías sobre lo que está por venir. Sin embargo, aunque crean que pueden anticipar fácilmente la ruta de recolección de gemas, quizás lo más notable de esta película radica en el hecho de que realmente existen sorpresas, especialmente en lo que concierne a la gema del alma.

Quizás lo más destacado de Avengers: Infinity War es que a pesar de que está todo el contenido previsible, también sus realizadores se las ingeniaron para llegar a resoluciones llamativas. En el camino también hay un tratamiento acertado en su desarrollo, con la necesaria escalada de ataques que generan un sentido de urgencia ante los ataques extraterrestres, dándose el tiempo para potenciar la relación de algunos personajes que no habían tenido tanto foco, como la Bruja Escarlata o La Visión. Eso requería la película y no está ausente.

Avengers: Infinity War también está marcada por los múltiples focos de su historia o cómo se pagan todas las deudas que tenía este universo de superhéroes, que es algo que estaba presente desde el momento en que se gestó una estrategia de estrenos lo suficientemente grande como para desarrollar una gigantesca historia serializada como nunca antes se había visto en el cine.

Pero por sobre todas las cosas, la película abruma por la forma en que gesta su relato para presentar los minutos finales más jugados que podrían haber concretado. No pocos fans pegarán el grito en el cielo ante lo que ahí sucede.

 

 

En ese escenario, hay que considerar que uno de los temores de esta película era que fuese una “película-puente”, un mero pretexto para que Thanos se hiciera de las gemas y todo quedase con un gigantesco “continuará” sin resolución.

Aunque inevitablemente hay cosas de eso, ya que The Avengers 4 llegará el próximo año a los cines, también hay que remarcar que esta película cuenta una historia que se vale por si misma, gracias a cómo potencian las motivaciones y objetivos del titán loco. Le dan más capas de las esperadas y sustentan un cierre no sigue la idea de que Marvel Studios siempre sigue una fórmula esquemática o previsible. Esta vez, no.

Al mismo tiempo, Avengers: Infinity War no es un completo hit incuestionable, ya que tiene tantas cosas que se siente más larga de lo que es, y quizás por ello también existen elementos que quedan más como una pincelada que algo completamente desarrollado. Es inevitable notar sets desiertos, extras ausentes y civiles casiinexistentes durante las batallas de día y noche en La Tierra. Pero al considerar que esta película tiene un sustento sin precedentes, tampoco es tan fácil sacar o incluir más cosas a la receta.

 

Quizás una vez que Thanos comienza a sumar gemas no es tan fácil comprar que le hagan frente así como así, pero Avengers: Infinity War está lo suficientemente bien armada como para bloquear sus debilidades. Más aún, si siempre se ha culpado a este universo por el exceso de chistes, salvo algunos momentos de Los Guardianes de la Galaxia, el manejo cómico está medido.

Pese a que uno sabe a lo que va con una película de Marvel Studios, ya que su forma de contar las historias de superhéroes están más que clara, Avengers: Infinity War cumple todo lo que promete y se siente como el corolario de todo lo que ha marcado a estas historias desde que todo comenzó con la primera película de Iron Man.

Puede que Avengers: Infinity War no sea “el final”, pero no se siente inconclusa y  en gran parte eso se debe a que cumplen todo lo que se proponían con Thanos.  Sí, queda The Avengers 4, y en el medio un par de películas más, pero una vez que se concreta la última imagen de esta película, igual hay un notable arco que es completado.

Quizás en el medio estén los elementos acostumbrados, como por ejemplo una sola escena post-créditos que sirve como comercial de lo que está por venir, y la seriedad de los créditos finales da para inclusive comentar el cómo ahí tuercen el cuchillo en su audiencia, refregando el escenario que dejaron de cara al futuro. Pero eso no le quita mérito a una película que hace lo que parecía improbable: justificar todo lo que han hecho hasta ahora en Marvel Studios y darle a cada héroe un momento para brillar.

Avengers: Infinity War es grande, excesiva, sorprendente, larga, esquemática, épica, pero lo que más queda es que también es satisfactoriamente inesperada en su cierre, abriendo nuevos senderos para lo que realmente concluirá en 2019. Y eso es algo que debe ser muy difícil para una maquinaria que seguirá rodando infinitamente gracias a su éxito económico.

 

 

5.00 avg. rating (92% score) - 1 vote
Categorías
Reseñas de PeliculasFeaturesCineEntretenimiento

Redactor y creador de contenidos en 8Bits | Geek, Gamer & GrammarNazi | Instagram: @andresalvarezg1 | Web: andresalvarezg.com |