Reseñas de Peliculas

Reseña de Zootopia

Los últimos años han traído consigo lo que parece ser el inicio de una nueva época dorada para Disney. Después de varios fracasos que pusieron en tela de duda su capacidad de mantenerse relevante (¿quién podría olvidar a Brother Bear?), una serie de éxitos volvieron a despertar la esperanza en la compañía. Es por eso que al leer detalles de Zootopia previo a su estreno, me hallé un poco preocupado sobre su factibilidad para resonar con el público en general. A fin de cuentas, la historia sobre las aventuras de una conejita en una ciudad habitada por animales no parece a simple vista algo con el potencial de ser memorable. Ahora que la he visto, debo admitir lo bien que se siente el haberme equivocado.

A simple vista, la trama de la película pareciera ser bastante sencilla. Judy es una conejita que sueña con ser oficial de policía pero que toda su vida ha sido desalentada por su familia por lo peligroso que resulta la profesión, aparte del hecho de que ningún conejo había sido jamás policía. Una vez que ingresa al departamento de policía de Zootopia, una gran metrópolis habitada por animales de todo tipo, se ve envuelta en un misterio relacionado con la desaparición de varios animales que pone en riesgo la dinámica sobre la que está asentada su sociedad.

El primer distintivo del filme es el detalle con que su colorido mundo fue creado. Una cosa es imaginar el típico dibujo animado con animales antropomórficos que simplemente han reemplazado a las personas y otra es ver un mundo creado con las distinciones de cada animal tomadas en cuenta, que es lo que logra Zootopia. Ver puestos de bebidas con pequeños ascensores para que las jirafas puedan agarrar sus vasos o ciudades en miniatura para ratones, con infinidad de pequeños detalles, permite ver el esfuerzo de los creadores del filme por crear un mundo verosímil (siguiendo sus propias reglas, desde luego).

Usar las distintas especies de animales para retratar aspectos de nuestra propia sociedad también fue un hecho bastante efectivo. Por ejemplo, ver la lentitud con que los perezosos atendían a los usuarios en una oficina gubernamental fue probablemente la escena más graciosa del filme, efecto multiplicado al tomar en cuenta que el hecho referenciaba directamente a nuestra percepción de la burocracia en general.

Y hablando de escenas cómicas, Zootopia está llena de ellas. Desde carneros rogando por sus vidas al ser perseguidos por trenes, o el hecho de que los intentos de Judy por hacer algo importante en la policía se vieran descarralidos por las insignificantes tareas que le encomienda el búfalo jefe de policía, y la felicidad de los padres de Judy en contraste con la decepción de ella al enterarse de lo poco peligroso que a fin de cuentas resultó su trabajo, les aseguro que reirán a carcajadas en más de una ocasión.

Pero el trasfondo de la trama es más serio de lo que aparenta. Desde los primeros minutos del filme resulta claro que el sistema de castas existente entre las distintas especies animales es una analogía al racismo y los prejuicios existentes en nuestra sociedad. Carteles de “Nos reservamos el derecho de admisión” usados para discriminar a varias especies, resultaron tristes recordatorios de lo irracionales que podemos llegar a ser. En varios momentos sentí incluso que veía a través de un aterrador espejo en que se reflejaban instituciones y políticos manipulando la opinión pública y reforzando preconcepciones y rencores en el momento en que el miedo dominaba a la población. Aunque la analogía era obvia, en ningún momento se sintió forzada.

Y probablemente ése sea el punto más positivo de Zootopia: es la película que aparenta ser menos de lo que en realidad es. Al principio parece que el mensaje de la película será el de luchar por tus sueños (que ya ha sido explorado ad nauseam en filmes animados), pero luego vemos que es mucho más profundo. Al comienzo parece que el tono de la trama será el de un misterio policiaco, pero luego el misterio es resuelto y la película explora otros géneros. Me encantó el hecho de que no dejaba de sorprenderme.

Aún así, tampoco diré que es la mejor película animada de los últimos años. En varios momentos me hallé contrariado ante hechos que redujeron el impacto de la historia, ya sea por haber sido mal ejecutados o por volver absurdas las acciones de los protagonistas. Incluiré un par de spoilers como ejemplos para ilustrar mi punto, aunque bastante leves, así que sáltense los dos párrafos siguientes si no quieren leerlos.

El hecho absurdo que quedó más grabado en mi memoria fueron las cámaras de seguridad. Por media película los protagonistas estuvieron investigando pistas sobre las desapariciones y de pronto nos revelan que Zootopia tiene cámaras de seguridad en absolutamente cada punto de la ciudad. Toda la investigación dejó de tener sentido entonces. ¿Por qué no vieron las grabaciones de seguridad desde el principio? Todo estaba grabado en las cámaras, así que sólo tenían que verlas para resolver el misterio. Fue realmente frustrante.

Del lado de las escenas mal ejecutadas, las más notorias fueron el discurso de Judy una vez que encontraron a los animales desaparecidos, que se sintió poco creíble y cuyo efecto en el universo de la película fue del todo forzado, y el conflicto final contra el antagonista en el museo, que por momentos tomó un tono caricaturesco.

Estos pequeños problemas, empero, no me impidieron disfrutar ampliamente la película. Y eso que ni siquiera les hablé de las numerosas referencias a otros filmes, muchas de las cuales fueron obviamente incluidas para un público adulto. En todo caso, si aún no la han visto, les recomiendo que se hagan un tiempo y le den una oportunidad.

Veredicto: Zootopia es un divertido filme que empaqueta su mensaje social en una trama que mezcla exitosamente comedia, misterio y acción.

7.5/10


Para estar al día con mis reseñas, no olviden seguirme en Twitter a la cuenta @frederic_ed

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes
Categorías
Reseñas de PeliculasCine

Un poco político, feminista, escritor y geek. Sígueme en Twitter: @frederic_ed o escríbeme al correo freddy_agosto31@hotmail.com