Reseñas de Peliculas

Reseña de Black Mass

Hubo un tiempo en que Johnny Depp era visto como uno de los nuevos talentos más respetables de Hollywood. Con un par de nominaciones al Oscar en su bolsillo, todos asumían que en cualquier momento se haría con una estatuilla. Sin embargo, en una sucesión de filmes que parecerían constituir un aterrador reflejo del destino que le sobrevino a M. Night Shyamalan, Depp pasó a ser uno de los actores peor recibidos por parte de la crítica, con filmes como The Lone Ranger, Dark Shadows, Mortdecai, entre otros.

Pero para la mayoría de fanáticos del actor, ésta era solo una mala racha que en algún momento iba a superar. A todos ellos les tengo una buena noticia: Black Mass parece ser la luz al final del túnel. Dirigida por Scott Cooper (a quien tal vez recuerden por su filme Crazy Heart) y escrita por Jez Butterworth y Mark Mallouk, Black Mass representa el esperado retorno de uno de los actores más estimados en la industria.

La película sigue la historia real de James “Whitey” Bulger, uno de los mafiosos más famosos de la historia de Boston, durante su tiempo como informante del FBI. Bulger (interpretado por Depp) acepta dar información sobre la mafia italiana a su amigo de la infancia y agente del FBI John Connolly (Joel Edgerton) a cambio de recibir inmunidad en sus crímenes. El filme sigue a ambos desde el inicio de su alianza hasta que la verdad sobre los crímenes de Bulger sale a la luz pública (junto con la complicidad de Connolly en los mismos).

La trama en general es algo errática, pues durante la mayor parte de la misma no existe enfoque. La historia pareciera ser un conjunto de viñetas ligeramente conectadas que intentan mostrar lo terrible que es Bulger como ser humano, pero que en su mayoría no se sienten esenciales ni dan suficiente desarrollo a los personajes. Con toda sinceridad, incluso luego de haber cruzado la marca de la mitad de la película, no podía imaginar hacia dónde se movería la historia (y no lo digo en el sentido de que era inesperada, sino por lo desenfocada que se sentía).

El punto más loable del filme fue, como muchos críticos lo han venido diciendo, la actuación de Johnny Depp. Y no es que la película en sí hubiera sido mala sin él, pero ciertamente hubiera sido muy poco memorable como para hablar tanto acerca de ella. La transformación física de Depp para este papel lo volvió aterrador sin convertirlo en una caricatura de sí mismo (que es tan común en sus más recientes papeles). Su interpretación va revelando más facetas del personaje a medida que avanza la película, de manera que empezamos viéndolo como un criminal pequeño, atento con sus personas queridas, y se termina mostrando como el psicópata antisocial que fue en realidad.

 

 

La mejor escena del filme (y la que mejor demostró la calidad de la actuación de Depp) fue la cena en casa de Connolly. No les revelaré detalles de la misma, pero la escena hace uso perfecto de la personalidad psicopática que hasta el momento el filme ha ido construyendo alrededor de Bulger y la suelta con furia como perro rabioso contra la audiencia. Les aseguro que más de uno quedará temblando ante el terror que provoca la interpretación Depp, con su mirada penetrante debido al efecto del color en extremo pálido de sus lentes de contacto y su risa perturbadora que en momentos pareciera expresar más odio que hilaridad.

El resto de personajes hizo un buen trabajo en su mayoría. Jesse Plemons y Rory Cochrane dieron interpretaciones apropiadas como parte de la pandilla de Bulger, mientras que Dakota Johnson y Julianne Nicholson demostraron que incluso en una película en que los hombres ocupan más del 90% del tiempo de pantalla, es posible dejar una impresión perdurable (aunque el guión les quedó debiendo a ambas).

Lo que me dejó algo decepcionado es el poco desarollo que se le dio al personaje de John Connolly. Al principio parecía sincero en su intento por querer acabar con la mafia italiana y parecía realmente pensar que Bulger podría ayudar a lograrlo. Pero de pronto, sin ningún tipo de explicación o muestra de cambio de corazón, lo vemos protegiendo a Connolly y falsificando reportes para hacer creer que realmente ayudaba en las investigaciones del FBI. Al ver la ropa y los accesorios costosos que usa en la segunda mitad de la película, se puede asumir que estaba recibiendo sobornos por parte de Bulger; pero nunca sabemos si traiciona sus principios por el dinero, por la “lealtad” que varias veces menciona o por algún otro motivo no explorado en la película.

Las escenas violentas fueron bastante bien realizadas y exhibieron de manera impecable la brutalidad de los actos cometidos por Bulger. Desde la golpiza que da a uno de los subordinados de una pandilla rival, pasando por un asesinato con una metralleta en un estacionamiento y el momento en que ahorca a un personaje en particular en una casa abandonada, el efecto de cada escena se vio amplicado por la frialdad con que Bulger llevaba a cabo los actos y la demencia que expresaba el rostro de Depp.

Aún así, no creo que Depp tenga serias posibilidades de ganar el Oscar. No me malinterpreten, como ya dije, su actuación es excelente, pero lamentablemente el guión no le da suficientes momentos para brillar. Sea como sea, incluso si Black Mass no logra quedar grabada en la historia como una de las más aclamadas películas de gangsters (y es obvio que eso no ocurrirá), al menos será recordada como la película que trajo de vuelta a Johnny Depp.

Veredicto: Impulsado por una actuación de primer calibre de Johnny Depp, Black Mass es un filme entretenido que se ve frenado por una trama un tanto desconectada.

banner6.5


Para estar al día con mis reseñas, no olviden seguirme en Twitter a la cuenta @frederic_ed

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes
Categorías
Reseñas de PeliculasCine

Un poco político, feminista, escritor y geek. Sígueme en Twitter: @frederic_ed o escríbeme al correo freddy_agosto31@hotmail.com