Reseñas de Peliculas

Reseña: Exorcismo en el Vaticano (The Vatican Tapes)

Probablemente muchos estén cansados de que la gran mayoría de películas de terror actuales intenten imitar de una u otra forma a The Exorcist. Es un hecho imposible de negar. Y el principal problema radica en que prácticamene ninguna de ellas ha entendido realmente lo que hizo de The Exorcist un clásico del cine universal. Piensan que incluir un exorcismo en que la persona poseída cometa hechos de lo más bizarros y over the top es suficiente para asustar al público, olvidando el desarrollo de personajes, las buenas actuaciones, banda sonora o ambiente tétrico que hacía sobresalir a las buenas películas de terror.

The Vatican Tapes, la más reciente película del director Mark Neveldine (cuyo último filme fue la segunda parte de Ghost Rider), es un nuevo exponente de esta lamentable tendencia. Si buscan una buena película, ésta no lo es. Y si buscan una película no necesariamente buena pero que al menos asuste, ésta tampoco lo es. Es realmente sorprendente el hecho de ver un filme de terror en que ni siquiera los jump scares logren asustar, pero éste fue uno de esos.

La historia sigue a Angela Holmes (interpretada por Olivia Taylor Dudley), una joven que vive junto a su novio Pete (John Patrick Amedori) y que empieza a experimentar extraños síntomas que poco a poco comienzan a convencer a un sacerdote de que el anticristo podría haber llegado a la Tierra.

El principal problema de la película fue su trama, que de hecho fue técnicamente inexistente. El filme parecía intentar llevarnos lo más rápido posible a la escena del exorcismo sin importarle la coherencia de la historia o el ritmo de eventos presentados. Parecía ser sólo un gran collage de escenas en que Angela realizaba actos espantosos que la llevaban a un nuevo lugar por destrozar.

Varios pequeños trozos de la trama fueron introducidos para luego ser dejados por completo de lado sin razón aparente. Al principio se mostraba a Angela escribiendo un artículo sobre demonios que jamás llegó a terminar. ¿Acaso esto tuvo algo que ver con su posesión? ¿Acaso encontró cosas que no debía? La respuesta es quién sabe, pues simplemente nadie lo volvió a mencionar. Lo mismo ocurrió con la supuesta religiosidad del padre de Angela, quien aunque dejó atisbar a lo largo del filme unas cuantas instancias de su influencia, sólo lo hacía cuando se necesitaba dar exposición sobre partes no explicadas de la trama.

 

 

Las actuaciones dejaron mucho que desear. Angela y Pete no tenían ni una pizca de química en sus interacciones, parecían más un par de amigos que una pareja con la estabilidad suficiente como para soportar que uno de ellos fuera poseído a lo Harry Potter en La Orden del Fénix. En cuanto al padre de Angela (Dougray Scott), tampoco hubo mucho que alabar. Entiendo que una película tan irrelevante como ésta se base en clichés como el del padre en extremo celoso para darle algo de carne a los esqueléticos personajes retratados en el guión, pero en este caso se llegó al extremo de que lo único que lo caracterizaba como personaje era su hostilidad hacia Pete, sin importar que fuera en medio del cumpleaños de su hija o en cualquier otro momento en que una persona normal no lo haría.

Pero hablando de clichés, esta película estuvo llena de ellos. Cuando puedes prever exactamente qué pasará en casi todas las escenas, no hay mucha razón para seguirlas viendo. Desde luego, siempre puedes inventar juegos con tus acompañantes sobre quien logra adivinar más sucesos de la trama, pudiendo iniciar apuestas y cosas por el estilo. Aunque ése no es punto de ir al cine, señores, sin importar qué tan bueno se sea en eso.

Regresando al filme, para cuando llegó finalmente el exorcismo lo único que quedaba por expulsar eran las pequeñas esperanzas de que este filme pudiera ser redimido. El hecho de copiar una fórmula ya emulada decenas de veces lleva a estas películas a intentar introducir cualquier tipo de novedad como forma de darse a notar. Pero en este caso alguien creyó que la mejor manera de lograrlo era dándole superpoderes telekinéticos o algo así a Angela. Está de más decir que fue más ridículo que tenebroso. El obispo también dijo algunas cosas raras sobre alejarse de su dios en este tipo de rituales, aunque fue tan bizarro e incongruente con el resto de la temática que no pude entender si tenía algún sentido. Y es verdad que a esas alturas estaba más preocupado por la cantidad de grasa que estaba ingiriendo en el canguil del cine que en lo que ocurría freante a mis ojos, pero aún así le presté la suficiente atención como para ver que era del todo estúpido.

Aunque el final de la película desechó el esquema de “intento descarado de lucrarse en base a The Exorcist”, sólo lo hizo para convertirse en “intento descarado de lucrarse en base a The Omen”. Nuevamente no hubo nada de novedoso ni fue en lo más mínimo terrorífico. Al ver que parecía que intentaban dejar la puerta abierta a una secuela no pude evitar reír ante la ingenuidad del guionista. Quiero decir, that was adorable! Ciertamente la osadía al subestimar la inteligencia del público parecía ser proporcional a la cantidad de huevos de cuervo que Angela escupía (no pregunten, en serio).

No quiero irme sin decir al menos algo bueno de la película. La cinematografía tuvo un estilo interesante, pareciendo querer imitar el formato de found footage sin llegar a implementarlo. Sea como sea, no fue prácticamente nada en comparación a la enorme cantidad de mediocridad que emanaba cada minuto del filme. Sinceramente, la vida es muy corta como para ver películas como ésta.

Veredicto: The Vatican Tapes es un intento infructuoso por copiar la fórmula de las películas de terror sobre exorcismos y ganar dinero en el proceso. No hay nada que apreciar aquí, ni siquiera para los fanáticos del género.

banner3


Para estar al día con mis reseñas, no olviden seguirme en Twitter a la cuenta @frederic_ed

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes
Categorías
Reseñas de PeliculasReseñas de Fréderic SinclairCine

Un poco político, feminista, escritor y geek. Sígueme en Twitter: @frederic_ed o escríbeme al correo freddy_agosto31@hotmail.com