Reseñas de Peliculas

Reseña: Jurassic World

Habiendo pasado más de veinte años desde el estreno de Jurassic Park, uno de los más recordados filmes de Steven Spielberg, era comprensible la emoción que desató el anuncio de Jurassic World, incluso al darse a conocer que sería dirigida por el casi desconocido Colin Trevorrow. No obstante, la verdadera duda que el anuncio generó en muchos fue si esta entrega le haría verdadero honor a la original o si sólo sería un vil intento por lucrarse con una franquicia querida. La respuesta corta es un “ninguno de los dos”: esta película ni iguala ni mucho menos supera a Jurassic Park, pero entre tanto blockbuster malo al menos éste tiene unas cuantas cosas que ofrecer.

La historia se desarrolla 22 años después de la película original, en Isla Nublar. Gracias a la inversión de un empresario hindú, el sueño de John Hammond de construir el parque jurásico finalmente se ha hecho realidad; aunque los tiempos han tornado a los visitantes más exigentes, razón por la cual un grupo de científicos del parque crean un dinosaurio híbrido a partir del ADN tanto de dinosaurios como de otros animales. En la película seguimos a Owen Grady, un entrenador de velociraptores, y a Claire Dearing, la gerenta de operaciones del parque, quien además está acompañada por sus dos sobrinos.

Empezando por lo negativo, el principal problema de la película fue la trama y los personajes. La historia fue espantosamente predecible y siguió el mismo esquema de la Jurassic Park original casi al pie de la letra, es decir, con la mitad de la película presentándonos lo increíble del parque jurásico y la segunda con los dinosaurios sueltos matando a todo el que se se les atravesara.

 

 

Creo que la mejor muestra de la debilidad del guión era el uso indiscriminado de monólogos para contar detalles claves de la trama. Esto llegó al absurdo cuando uno de los villanos de la película comenzó a contarles a los protagonistas sin ninguna razón por qué robaba unos embriones de dinosaurios. Más o menos como si dijera: “Bueno, ya casi es el final de la película, así que mejor les contaré mi plan macabro con lujo de detalles en vez de irme o matarlos o lo que sea”. La verdad es que por un segundo creí que soltaría la clásica risa malvada al terminar su intervención, pero me dejó con las ganas.

Los personajes, por otro lado, fueron casi en su totalidad unidimensionales. Estaba por supuesto el científico loco, el infaltable millonario hindú y el odioso militar desalmado. Los protagonistas no se quedaron muy atrás: Owen era el estereotipo de héroe lleno de testosterona esperando su oportunidad de salvar al mundo y detener los terribles planes de las corporaciones detrás del parque (lo cual es muy gracioso, pues esta película estaba plagada de product placements); mientras que Claire era la típica persona obsesionada con su trabajo que ve todo como números y cuentas. Aunque creo que estoy siendo un poco injusto aquí, pues Claire al menos tuvo una pequeña evolución hacia el final de la película. Su romance con Owen, en cambio, fue una tortura. Para no alargarme, creo que todo se puede resumir con la escena en que se ven por primera vez en la película, con Claire llegando a pedirle ayuda y Owen acostado en el piso arreglando unos aparatos, todo sudado y manchado de grasa, mostrando sin razón aparente sus grandes músculos; como salido de calendario de revista Play Girl.

El antagonista de la historia, el genéticamente creado Indomitus Rex, pareció ser un intento demasiado exagerado por mostrar algo “cool”. Aunque tomando en cuenta que ése era el objetivo con el que lo crearon, supongo que tiene sentido en un nivel “meta”. Aún así, había algo ridículo en toda la historia de “usamos ADN de varias especies diferentes que no podemos revelar”. Parecía ser lo más parecido a un superhéroe al que se le van inventando poderes a lo largo de la película. Era como que: “¿Crees que puedes hallarlo con máquinas para detectar el calor? ¡Pues no, ahora puede ocultarse de ellas! ¿Crees que puedes hallarlo enviando soldados a casarlo? ¡Pues no, ahora se camufla con el ambiente! ¿Crees que puedes enviar a otros dinosaurios a atacarlo? ¡Pues no, ahora él controla a todos!” Cuando un helicóptero empezó a atacarlo, sinceramente pensé que le saldrían alas y empezaría a volar.

Otro hecho peculiar del monstruo era que como ser vivo no tenía ningún sentido. El Indomitus Rex no cazaba para comer, sólo cazaba “por cazar”. Como estrategia evolutiva esto resulta estúpido, razón por la que ningún animal se comporta de ese modo (bueno, excepto nosotros, pero qué se le va a hacer). Cuando la misma película hizo hincapié a este hecho supuse que el absurdo de su accionar sería explicado luego; pero no, nadie nunca lo volvió a mencionar. Supongo que la explicación más lógica es que también le pusieron un poco del ADN de Hitler, o algo así.

Pero en fin, creo que después de estas críticas debería parecer algo obvio que Jurassic World no intenta ser una película profunda ni ser recordada más allá de por la cantidad de dinero que recaude el fin de semana. Sin embargo, en lo que sí se esforzó fue en llevar adrenalina a varias de las escenas de accción esparcidas a lo largo de la trama. Mi favorita fue sin duda el ataque de los pterosaurios a los turistas en la calle principal del parque. Ver a tantos de ellos atacar indiscriminadamente y destruir todo a su paso fue visualmente alucinante.

Otras escenas entretenidas fueron la presentación del mosasaurus y la confrontación final contra el Indomitus. Incluiré unos pequeños spoilers, así que pueden saltarse al siguiente párrafo si no quieren saber nada. Prosiguiendo, en relación a la confrontación que mencionaba, a pesar de haber sido entretenida, fue tal vez demasiado caricaturesca para mi gusto. Ni bien Claire pidió que abrieran la puerta 9, sabía lo que ocurriría. Algo en mi interior me decía que no, que no esto no podía convertirse en tremenda farsa, pero de pronto teníamos al Indomitus Rex peleando cuerpo a cuerpo contra un Tyrannosaurus. Me recordó a King Kong peleando contra el dinosaurio en la película de Peter Jackson, aunque en esta ocación fue mucho más gracioso. No creo que nada pudiera superar lo mucho que reí ante lo ridículo que fue ver a los velociraptores uniéndose al Tyrannosaurus para entre todos vencer al Indomitus. ¡Eso se llama trabaja en equipo, señores!

 

 

Pero hablando de escenas cómicas, Jurassic World intentó constantemente hacer reír, aunque rara vez lo conseguía. Hubieran unas cuantas conversaciones que fueron graciosas, como cuando Claire cree que sus sobrinos le dicen que no quieren separarse de ella, para luego revelar que en realidad se referían a Owen. Pero en resumen el guión no fue esa clase de divertido. Eso no quiere decir que no hayan habido bastantes momentos para reírse, ya que el absurdo de algunos puntos de la trama o lo estereotipado de los personajes era bastante hilarante. Por ejemplo, hubo un momento en que los sobrinos de Claire compartieron un extraño momento emotivo que se sintió tan forzado y mal escrito que todo el cine estalló en carcajadas. El momento en que los dinosaurios comienzan a comunicarse entre ellos también fue extremadamente ridículo, más por el hecho de que parecían hacerse señas entre ellos para que nosotros (los que veíamos la película) puediéramos entenderlos. No sé cómo los guionistas pudieron pretender que nos lo tomaríamos en serio.

En fin, creo que la mejor forma para no decepcionarse con esta película es viéndola como un spin-off en vez de una verdadera secuela. Y como acotación creo que vale mencionar que habría sido bueno que los dinosaurios presentados fuesen científicamente correctos, aunque al parecer eso los habría vuelto menos “terroríficos”. Entiendo que estamos acostumbrados a ver a los velociraptores con la forma y el tamaño mostrados en la primera Jurassic Park, pero a estas alturas ya sabemos que en realidad eran muy diferentes: bastante más pequeños y cubiertos de plumas. No digo que seguir manteniendo una idea errada respecto a su aspecto físico necesariamente empeore la película, sólo digo que una representación más veraz habría sido un toque apreciado.

Veredicto: Jurassic World ofrece momentos emocionantes para los que puedan soportar la pobreza de su trama y lo opacada que queda al compararla con la original.

6/10


Para estar al día con mis reseñas, no olviden seguirme en Twitter a la cuenta @frederic_ed

3.67 avg. rating (76% score) - 3 votes
Categorías
Reseñas de PeliculasCine

Un poco político, feminista, escritor y geek. Sígueme en Twitter: @frederic_ed o escríbeme al correo freddy_agosto31@hotmail.com