TV

Reseña de Game of Thrones: “The Dance of Dragons”

“Si crees que esto tiene un final feliz, no has estado prestando atención.”, nos dijo Ramsay en la tercera temporada, y sus palabras retumban hoy más que nunca cual fúnebres campanazos en nuestros oídos. Era un momento para el que nadie estaba preparado, ni siquiera los lectores de los libros (en los que lo ocurrido aún no pasa), pero Game of Thrones nos presentó su escena más macabra desde la Boda Roja. Me refiero al sacrificio de Shireen Baratheon en la hoguera por su padre y Melissandre.

Pero repacemos el resto de eventos del episodio antes de volver a hablar de la muerte de Shireen. Algo digno de notar es que no hubo nada de King’s Landing en este capítulo, lo que me preocupa un poco tomando en cuenta que aún falta relativamente bastante historia en la capital (creo que lamentablemente no tendremos la escena de los libros entre el tío Kevan y Cersei en la prisión, pero supongo que lo superaré).

Dorne, como era de esperarse, siguió siendo tan aburrido como de costumbre. El hecho de que todo el “conflicto” desarrollado a lo largo de la temporada haya sido resuelto por unas cuantas palabras de Doran hace que todo el tiempo que hemos pasado en Dorne se sienta incluso más frustrante. Ahora Myrcella regresa junto con Trystane, Jaime y Bronn a King’s Landing, sin pena ni gloria. El puñetazo de Areo Hotah a Bronn como compensación al golpe al príncipe fue cheesy antes que gracioso, pero al menos la frase de Bronn: “¿Hallaré felicidad al final de mi caminata?”, le dio una especie de compensación previa.

Por su lado, la historia de Arya finalmente tomó un poco de impulso luego de su encuentro con Mace Tyrell y Meryn Trant. Fue un toque inteligente que mostraran a Trant como un malvado pedófilo, pues de seguro muchos ya olvidaron que fue él quien mató al profesor de danza de Arya y quien golpeó a Sansa luego de arrancarle el vestido en la primera temporada. Será interesante ver a Arya decidir entre seguir con su entrenamiento o borrar un nuevo nombre de su lista. En cuanto a Mace, él es todo un clásico. Tal vez el hombre no sea tan tonto como a primera vista aparenta, pero no hay duda en que es soberanamente fastidioso. Cada vez que hablaba no podía evitar oír como en un susurro la voz de la reina de espinas diciéndole: “¡Ahora no, Mace!” Cuánta falta nos haces, Olenna Tyrell, cuánta falta nos haces…

En Castle Black las cosas no van tan bien. Ollie es tan shady que a cien leguas de distancia debería parecerle obvio a muchos que intentará algo en contra de los salvajes en un futuro cercano. El ambiente tenso entre el resto de hermanos de la guardia fue muy bien transmitido en la escena, aunque el highlight fue sin duda la frase de Sir Alliser: “Tienes un buen corazón, Jon Snow. Hará que nos maten a todos.”

Luego vino Meeren. De hecho no, pero si quieren mi sincera opinión, el episodio debió haber terminado con la muerte de Shireen. Lo que asumo ocurrió es que los productores se dieron cuenta que terminarlo con una escena tan depresiva habría sido desastroso y habría provocado que muchos dejen la serie de forma definitiva ante la controversia. Pero en fin, la escena en Daznak era uno de los momentos más esperados de la temporada. Ver por primera vez a Daenerys montar a Drogon superó la carga épica de cualquiera de las batallas mostradas hasta ahora en la serie. Es verdad que los efectos especiales no fueron tan buenos, pero no hay que ser ilusos: esto no es Hollywood, así que, ¿qué más podíamos pedir?

Lo que amé de la escena es la cantidad de personajes importantes que estuvieron involucrados. A diferencia de la batalla en Hardhome (en la que sólo contábamos con Jon, Tormund y Edd) esta vez tuvimos a Daenerys, Tyrion, Daario, Jorah, Missandei y Hizdhar, lo que permitió incluir muchos más pequeños momentos que en perspectiva le dieron un impacto mucho más resonante. Estuvo el instante en que Jorah parecía a punto de morir, cuando salvó a Daenerys al principio del ataque de las harpías, cuando Tyrion salvó a Missandei, cuando éstos se unieron al grupo principal en la arena, cuando Dany finalmente perdonó a Jorah, y así muchos más; todo llevando al gran clímax con Drogon rostizando todo a su paso y su madre uniéndose en vuelo a él.

Algo que realmente me sorprendió fue la muerte de Hizdhar. Siempre creí que él estaba atrás de las harpías, por lo que verlo ser brutalmente apuñado fue bastante impactante para mí. Lo gracioso del tema es que al parecer los guionistas sabían bien que muchos sospechábamos de Hizdhar. Esto se notó en las constantes “pistas” que dejaron para seguir alimentando dicha creencia, como cuando Hizdhar llegó tarde alegando que se estaba “encargando de que todo estuviera en orden” o en medio del ataque cuando intentó llevarse a Daenerys aseverando conocer una salida. Pero de pronto ya estaba muerto. Así que admito que me burlaron con ésa.

Pero ahora hablemos de la escena que le quitó el sueño a muchos. Empezaré confesando que no había forma de que me esperara eso. A pesar de que el hecho se había venido germinando desde la temporada pasada, era realmente difícil pensar que algo así terminaría ocurriendo. Igual que lo ocurrido con la Boda Roja, prácticamente todas las series y películas nos han acostumbrado a pensar que cosas como éstas jamás le pueden pasar a personajes inocentes; pero Game of Thrones demostró una vez más que todo puede pasar, sin importar en cuántos pedazos termine siendo despedazada lo que queda de nuestra esperanza en un final feliz.

Sin embargo, debo decir que el sólo hecho de querer romper esquemas no justifica por sí solo el romperlos todos. En algún momento debe haber un límite. Algunos abandonaron la serie luego de la violación de Sansa, otros lo están haciendo por esta escena. Por mi parte, reconozco que ésta fue la primera vez que me pregunté seriamente a mí mismo si valía la pena continuar con esto. ¿Acaso sólo podemos esperar crueldad injustificada en la serie…? ¿Acaso debemos esperar ver a Jon, Tyrion, Daenerys, Sansa y Arya morir de formas espantosas también…? Y, si eso ocurre, ¿habrá valido la pena toda la dedicación que le hemos puesto a la serie…? Esta vez he elegido ignorar el tema e imaginar que todo tendrá sentido al final, pero no puedo juzgar a nadie que decidiera dejar de ver la serie luego de esto.

No creo haber presenciado nunca en televisión un momento tan cruel como éste. La escena en sí fue magistralmente presentada. Todo destilaba un ambiente desalentador, desde la nieve suavemente callendo, hasta los rostros afligidos de los soldados y la música de fondo lentamente acrecentando la carga emocional. Ver a Selyse quebrándose ante los gritos agonizantes de su hija fue quizás su momento más definitivo como personaje. Y hablando de los gritos, no creo poder olvidarlos en mucho tiempo.

Del punto de vista narrativo, en cambio, el hecho fue mucho más potente, representando el último paso de Stannis camino a perder por completo su humanidad. Desde que conoció a Melissandre, su “deber” comenzó a quitarle una a una cada parte de lo que era. El asesinato de su hermano fue un punto clave en ello, aunque en esa ocasión la traición de Renly sirvió de justificación propia. Pero el sentido de deber impuesto sobre sí mismo comenzó a avanzar más hasta quitarle finalmente a Shireen, el ser que más amaba, y sellando su destino como despojo de ser humano, muerto en vida. El paralelo de lo ocurrido entre Stannis y Shireen con Agamenón y su hija Ifigenia (a quien su padre también sacrifica para ganar ventaja en una guerra venidera) es un interesante recordatorio de las múltiples inspiraciones que tuvo George R. R. Martin en su historia.

Shireen, te recordaremos. Y lo que hizo tu padre también.

Veredicto: The Dance of Dragons lleva las dos temáticas más reconocibles de la serie (crueldad y fantasía épica) hasta su punto más elevado, justificando en el camino el puesto de la serie como una de las mejores en la actualidad.

8/10


Para estar al día con mis reseñas, no olviden seguirme en Twitter a la cuenta @frederic_ed

3.67 avg. rating (76% score) - 3 votes
Categorías
TV

Un poco político, feminista, escritor y geek. Sígueme en Twitter: @frederic_ed o escríbeme al correo freddy_agosto31@hotmail.com