Game of Thrones

Reseña de Game of Thrones: “High Sparrow”

La trama finalmente comienza a tomar viada en High Sparrow, el tercer capítulo de la quinta temporada de Game of Thrones. Luego de un segundo episodio bastante débil (al menos para los estándares de la serie), al fin está “pasando algo”. El solo hecho de decirlo es emocionante, lo sé. Por un lado tuvimos a Jon Snow dando el primer paso para convertirse en un líder respetado, por otro tuvimos la guerra psicológica entre Margeary y Cersei y para terminar el fantástico encuentro entre Tyrion y Jorah, que a todos debió haber dejado al borde de sus asientos.

A pesar de que jamás creí que diría esto, Castle Black se está convirtiendo poco a poco en la más interesante de las locaciones de esta temporada. Probablemente sea la influencia de los Don Quijote y Sancho Panza criollos, es decir Stannis y Davos, quienes compartieron una gran escena con Jon que permitió dar a conocer un poco mejor lo que el rey piensa del nuevo lord comandante. Aquí entre nos, era bastante obvio que Jon rechazaría la oferta de ser legitimizado, aunque sea como sea, incluso el imaginar una historia paralela en que Jon hubiera aceptado ser un Stark legítimo ya de por sí es suficientemente asombroso. Davos volvió a impeler a Jon a unirse a Stannis contra los Bolton, aunque también se negó. Sería interesante ver si sigue tan reacio cuando se entere con quien se casará el heredero de Roose.

La escena de la ejecución de Janos Slynt fue excelente. Durante los nombramientos se veía la buena voluntad de Jon tanto hacia Slynt como hacia Alliser Thorne (quien incluso pareció sorprendido ante el reconocimiento que se le dio). Pero luego Slynt insultó de la peor manera posible a Jon y la tensión entre todos subió más allá de la cima de la muralla. A mi modo de ver, éste fue un momento clave en el desarrollo de Jon como personaje, pues fue el instante en que podía elegir entre seguir siendo el niño al que siempre se menospreció o mostrarse como el lord comandante de la muralla, alguien que con esfuerzo y coraje se había ganado su puesto y que sólo impartiendo respeto se mostraría digno de haberlo obtenido. Ver a Stannis reaccionar positivamente ante la ejecución de Slynt también fue un plus. ¿Y ahora quién dice que no existe karma en Westeros?

Un poco más al sur nos enteramos de la boda entre Sansa y nuestro desollador favorito, Ramsay Bolton. Incluso tomando en cuenta que ésta podría ser una interesante trama durante la temporada, debo admitir que me hallo un tanto preocupado y frustrado ante el prospecto de lo que está por venir. Littlefinger pasó en tres capítulos de ser uno de los manipuladores más grandes de la serie a ser un completo imbécil. Ver cómo Roose lo intimidaba fue ciertamente doloroso. Aún así, estoy dispuesto a darle el beneficio de la duda por ahora. Las escenas de Sansa, por otro lado, fueron espléndidamente actuadas. Turner se está convirtiendo en una buena actriz y esto quedó demostrado con la emoción que logró darle al personaje, sobretodo en los momentos en que rápidos cambios emocionales se requirían de ella.

En King’s Landing todo es color de rosas para Tommen, el primero de su nombre, quien finalmente se casó con la “puta engreída de High Garden” (como llama a Margeary la querida reina madre) y que debió bajar algunas libras luego de tan ocupada velada. Al parecer la tercera fue la vencida para Margeary, quien finalmente logró consumar un matrimonio, y que al parecer aprendió bien de su abuela y se aseguró de que Tommen pasara una de las noches más inolvidables de su vida. No obstante, hubo poco tiempo para el deleite, ya que inmediatamente empezaron las intrigas y conspiraciones entre ambas reinas. Margeary descargó todo su veneno contra Cersei, cada una de sus frases parecía calar más y más profundo en el orgullo de la antigua reina (“Oh, lo siento, no tenemos vino para ofrecerte… Aún es muy temprano para nosotras.” ¡Ouch!) Pero a pesar de que Margeary pareciera haber salido victoriosa del primer round, yo no apostaría en contra de la “madre de la locura”, al menos no aún.

Otro punto de la trama bastante interesante fue el pequeño “golpe de estado” que tuvo lugar en la religión de los siete. El septon supremo resultó ser bastante kinky, y quién mejor para saciar sus antojos que las mujeres traídas por un gracioso Olyvar con barba falsa. Siendo sincero, estas escenas me parecieron un poco anticlimáticas, aunque aún así lograron su cometido: introducir al High Sparrow. Y antes de abandonar la capital, vale la pena preguntarse… ¿Qué rayos está “construyendo” Qyburn??? Amo la vibra tiro Frankenstein que se le está dando a sus experimentos, me llena de impaciencia por ver el resultado.

Y para terminar tenemos al enano, medio-hombre, diablillo y personaje favorito de todos, Tyrion Lannister, quien se paseó junto a Varys por Volantis, una de las locaciones más hermosas a las que la serie nos ha introducido hasta ahora. ¿Alguien más quedó frustrado al notar que no presentaron Volantis durante los opening credits? ¡Pues yo sí! Pero en fin, la escena con la sacerdotiza del señor de la luz fue bastante intrigante, además que ayudó a establecer a Daenerys como the big deal no sólo para Varys, sino para muchos a lo largo de las ciudades libres. A fin de cuentas, sacerdotizas la aclaman, prostitutas la imitan, eunucos la apoyan, ya sólo falta que le ofrezcan su propio reality show o algo así.

El climax del episodio fue genial y me hizo recordar la escena de la primera temporada en que Catelyn logra que varios caballeros la ayuden a arrestar a Tyrion. Ver a Jorah de nuevo fue emocionante y triste a la vez. Sin Daenerys parecía como un cachorro sin dueño. De todos modos eso no le quitó lo intimidante, apuesto a que si Tyrion no hubiera acabado de orinar cuando lo atrapó, se hubiera mojado ahí mismo. “Lo llevaré con la reina” debe de ser una de las mejores frases con que un episodio de Game of Thrones ha terminado hasta ahora y de seguro las más aterradoras palabras que Tyrion podia escuchar en ese momento.

Frase cómica del día: “Necesito hablar con alguien con cabello.” Ay Tyrion, nunca cambies por favor.

Veredicto: En High Sparrow, las fichas del tablero finalmente empiezan a moverse. El climax es excelente y dejará a más de uno contando los días por el siguiente episodio.

banner7/10


Para estar al día con mis reseñas, no olviden seguirme en Twitter a la cuenta @frederic_ed

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes
Categorías
Game of ThronesReseñas de Fréderic SinclairTV

Un poco político, feminista, escritor y geek. Sígueme en Twitter: @frederic_ed o escríbeme al correo freddy_agosto31@hotmail.com