The Flash

Reseña de The Flash: “Flash Vs. Arrow”

The CW venía anunciando con bombos y platillos el crossover entre The Flash y Arrow desde hace algún tiempo. En lo personal tenía mis dudas sobre el episodio. Tomando en cuenta que no veo Arrow, pensé que no lograría entender o apreciar en su totalidad el capítulo. Las cosas salieron mucho mejor de lo que creí, debo admitir. De hecho, créanme cuando les digo que éste fue uno de los mejores episodios de Flash hasta ahora.

El capítulo empieza con unas cuantas buenas obras hechas por Barry a varios residentes de la ciudad, cosas sencillas como ayudar a un trabajador a pintar una enorme pared de forma instantánea y demás. Aunque parecieran actos al azar, en realidad nos permitieron reforzar la imagen de Barry para luego poder contraponerla a la de Olliver. Ambos héroes son bastante distintos, y la historia se asegura de que nos quede claro. Mientras Barry es un muchacho alegre que quiere ayudar a todos los que pueda y casi siempre está de buen humor, Olliver es un frío vigilante determinado a acabar con los criminales sin importar los medios que ocupe. En pocas palabras, Barry da la imagen de disfrutar de su misión, mientras Olliver pareciera estar condenado a cumplir con la misma.

El villano de la semana fue bastante interesante, aunque nuevamente se sintió desperdiciado. Para empezar no nos dieron ninguna explicación sobre cómo recibió su habilidad, que de hecho era muy interesante. Me refiero a que, si bien sabemos que tuvo que ser por el acelerador de partículas, normalmente se nos dice qué hacía el villano al momento del accidente (y que normalmente tiene relación con sus poderes). Tampoco se intentó dar una explicación científica a más de una oración perdida que pasó casi desapercibida. Estos pequeños detalles podrían haber sido obviados si el villano en sí hubiera tenido una historia interesante en el episodio. Sin embargo, no fue así: su única razón de existir era poner en marcha los eventos que desembocarían en la pelea entre Flash y Arrow. Aunque entiendo que en la mente de los guionistas el conflicto entre los dos héroes era el plato principal, el villano fue descaradamente usado en esta ocasión, y ni siquiera se hizo el intento de darle algo de contexto o personalidad.

Pero pasando a la pelea principal, no hay cómo negar que fue genial. El hecho de que el conflicto se generara por los poderes del metahumano lo hizo bastante verosímil. Ver a Flash golpear a Arrow con tanta velocidad fue visualmente alucinante. Creo no equivocarme al aseverar que ésta fue la mejor pelea de la serie hasta la fecha. El mejor momento fue cuando Olliver intentó escapar colgándose del edificio, sin pensar que Barry correría tan rápido como para llegar al techo del edificio antes que él y echarlo abajo. Apuesto a que Olliver casi sufre un infarto del susto en ese instante. Era bastante obvio que Barry tuvo la delantera todo el tiempo, la única razón por la que Arrow logró sostenerlo al final fue porque Barry no lo acabó antes (cosa que bien pudo haber hecho). En fin, si algo nos queda claro para la próxima, es que a pesar de que el único superpoder de Barry es su velocidad, puede usarla para pelear de formas totalmente sorprendentes.

Otro punto interesante del episodio fue el rumbo que tomó la relación entre Iris y Flash. Ya lo había dicho antes, pero a pesar de ser totalmente cliché, me gustaba bastante ver sus interacciones juntos. Ahora Iris no quiere saber nada de Flash, y la verdad es que estoy completamente de su lado. Por un momento creí que Barry mataría al pobre de Eddie (quien ahora tiene a un escuadrón completo persiguiendo al “hombre de rojo”). Fue tan triste el momento en que Iris le dio el último adiós a Flash. Habrá que estar atentos a ver cómo evoluciona el tema, pues por ahora sólo tenemos a un Barry con el corazón partido. Tal vez debería hacerle caso a Olliver y “dejarla ir”, aunque conociendo a nuestro héroe, lo más probable es que continúe enamorado de Iris por un buen tiempo.

Del lado del resto del equipo, las cosas fueron mucho menos tensas. Cisco continuó soltando la mayor cantidad de frases graciosas posibles, al igual que todas las semanas. Fue extremadamente gracioso el “nunca olvidaré esto”, luego de que se prendiera en fuego la blusa de Felicity (hecho de que por sí solo ya fue bastante cómico). También fue divertida la forma en que Felicity respondió cuando Caitlin preguntó quien había instalado el nuevo software en el laboratorio, así como el momento en que Olliver engañó a Barry y terminó clavándole dos flechas como parte de su entrenamiento. Todos estos momentos ayudaron a afianzar un episodio que de por sí solo ya fue bastante notorio.

Veredicto: Flash Vs. Arrow trajo todo lo que los fanáticos de la serie podían querer: acción, desarrollos interesantes en la trama y los típicos momentos graciosos. La pelea entre Barry y Olliver fue simplemente genial.

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes
Categorías
The FlashReseñas de Fréderic SinclairTV

Un poco político, feminista, escritor y geek. Sígueme en Twitter: @frederic_ed o escríbeme al correo freddy_agosto31@hotmail.com