Reseñas de Peliculas

Reseña: Big Hero 6 (Grandes Héroes)

Ya sabemos cómo va la frase: “Otro año, otra película de Disney”, la verdadera duda siempre fue si Grandes Héreos (o Big Hero 6 en el original inglés) podría emular en parte el éxito de Frozen, que hoy por hoy sigue siendo la película animada más exitosa de todos los tiempos. Grandes Héroes tiene ciertamente mucho que ofrecer, así que si cualquiera no estaba seguro si debía o no verla, la respuesta es un indudable sí. No obstante, tampoco hay que ir más emocionados de la cuenta, pues la película no es la nueva Toy Story ni mucho menos El rey león.

Inspirada por un cómic poco conocido de Marvel, Grandes Héroes nos cuenta la historia de Hiro Hamada, un adolescente superdotado que decide convertir un robot de cuidado en un robot de combate para descubrir la identidad de un villano enmascarado relacionado con la muerte de un ser querido. Pronto se unen varios amigos de la universidad que, utilizando varios aparatos tecnológicos, forman un equipo de superhéreos junto a Hiro.

Aunque apenas lo mencioné en mi pequeño resumen de la trama, la verdadera estrella de la película es Baymax, el robot de Hiro. El mismo fue creado por su hermano mayor como prototipo de robot de cuidado médico, diseñado para ser lo más servicial y adorable posible. ¡Y sí que lo es! Baymax es, en pocas palabras, lo más parecido posible a un malvavisco gigante, tanto en apariencia como en personalidad. Quiero decir, sé que los malvaviscos no tienen personalidad, pero si la tuvieran sería de seguro igual a la de Baymax. La forma en que interacciona con los personajes trae a la película casi su totalidad de líneas cómicas. Pero más allá de eso, tiene ese je ne sais quoi que lo hace instantáneamente magnético al público. Es una combinación de gracia, ternura y genialidad que no se veía desde Wall-E; aunque me atreveré a decir, para mí, incluso mejor.

 

 

La mejor parte de la película fueron justamente las escenas en que Hiro interactuaba con Baymax. Existía una química palpable entre ambos, y su estado emocional hacía que la conexión creciera de forma mucho más acentuada. Era como un niño solitario con su cachorrito recien adoptado, una gran forma de hacer mucho más humano a Hiro y permitir desarrollarlo satisfactoriamente como personaje.

El resto del equipo fue bastante promedio. Ninguno me llamó la atención más allá de lo mínimo. Creo que el más notorio era Fred (que tenía un extraño parecido con Shaggy de Scooby Doo), aunque no por las razones adecuadas. Me pareció un gran toque que incluyeran dos mujeres en el grupo, es bueno para amilanar el estereotipo de que sólo los hombres pueden ser nerds apasionados por la robótica. Hablando de eso, a lo largo de la película se da una muy buena imagen de todos los personajes, hecho que también hay que alabar. En el mundo de Grandes Héreos no hay superpoderes, son los nerds los que tienen el conocimiento suficiente para desarrollar trajes con habilidades geniales.

El villano fue así mismo muy interesante. Era visualmente espectacular verlo persiguiendo a los héreos a través de las calles de San Fransokyo con sus miles de robots moviéndolo y su máscara ocultando su rostro. La ciudad de por sí era magnífica, una combinación entre San Francisco y Tokyo que rayaba casi en lo artístico. Todas las batallas fueron asombrosas, sin excepción alguna. Sin embargo, he de admitir que las motivaciones del villano le quitaron mucho de su encanto. No es que fueran malas, sino que verdaderamente no creo que expliquen del todo su accionar.

 

 

La película tuvo varios problemas más, la mayoría debido a lo derivativa que se sintió en varios momentos, particularmente al final de la última batalla. Incluiré un spoiler, así que no continúen leyendo si no se quieren enterar de nada, aunque a decir verdad, es algo tan cliché que de seguro muchos se lo esperarán. Para los que continúen leyendo, sí, me refiero al momento en que Baymax se queda atrás para salvar a Hiro y a la hija del profesor Callaghan. Era algo que lo veía venir diez millas más atrás y se sintió del todo manipulador. Era como si los guionistas se hubieran dicho “bueno, este es el momento en que debemos intentar hacer llorar a la mayor cantidad posible de niños, eso hace que las películas sean mucho más memorables”. No es algo que ya se haya hecho en Frankenweenie, Ralph el Demoledor, Wall-E y un sin número de películas más en años pasados. Simplemente fue fastidioso.

Ese fue sólo uno de los ejemplos. Grandes Héreos también le debe mucho a Cómo entrenar a tu dragón y al resto de películas de Marvel. No los culpo por haber tomado varios de los puntos exitosos de estas películas, pero por momentos sentí como si alguien sostuviera una enorme lista en que iban poniendo vistos a medida que más puntos se cumplían. Por cierto, el desarrollo de Hiro como personaje fue marcadamente más débil en la segunda mitad del filme, casi lo olvidaba.

Pero dejando atrás estos puntos, nos queda una entretenida película con uno de los robots animados más fascinantes de todos los tiempos, y eso de por sí es más que suficiente para recomendarla; sin mencionar que la película viene precedida por Feast, un excelente corto sobre un perrito y su amor por su amo y la comida rápida, que nadie se debería perder.

Veredicto: Grandes Héroes es un festín visual en que la estrella indiscutible es el tierno y gracioso Baymax. La película no es memorable, pero tiene lo suficiente como para entretener y hacer pasar un buen momento.

banner8


Para estar al día con mis reseñas, no olviden seguirme en Twitter a la cuenta @frederic_ed

4.50 avg. rating (88% score) - 2 votes
Categorías
Reseñas de PeliculasCine

Un poco político, feminista, escritor y geek. Sígueme en Twitter: @frederic_ed o escríbeme al correo freddy_agosto31@hotmail.com