Star Wars Rebels

Reseña de Star Wars Rebels: “Rise of the Old Masters”

Si cualquiera quedó decepcionado con el capítulo anterior de Star Wars Rebels, el episodio de esta semana, Rise of the Old Masters, convertirá esa mala experiencia en un distante recuerdo. Y es que éste es sin duda el mejor capítulo de la serie hasta ahora, superando al resto por mucho.

Al principio vemos a Kanan entrenando pacientemente a Ezra en el control de las habilidades jedi junto a Zebb y Chopper, aunque rápidamente podemos notar que ni Kanan parece ser el mejor de los maestros ni Ezra el mejor de los aprendices. Ya desde aquí es fácil identificar el primer punto positivo del capítulo, pues darle más personalidad a Kanan fue un toque bastante bienvenido. Y no es que no me agrade Zebb, en lo personal me parecen genuinamente divertidas sus interacciones con Ezra; pero siendo sinceros, ya habíamos visto demasiado de él, era hora de enfocarse en otro de los personajes de la serie.

Pronto la tripulación recibe una transmisión que revela que una antigua maestra jedi se encuentra prisionera del Imperio, por lo que nuestros amigos deciden ir a rescatarla. Al llegar tienen que vencer a varias tropas imperiales y atravesar varios pisos de la prisión, tarea que completan con facilidad. Pero al entrar en la celda donde supuestamente estaba la maestra jedi, descubren que todo fue una trampa orquestada por el Inquisidor, el villano que conocimos brevemente en Spark of Rebellion. Acto seguido tiene lugar la batalla entre Kanan y el Inquisidor, escena de proporciones épicas en la que averiguamos importante información. La más notoria, que Kanan no es en realidad el gran y poderoso jedi que la serie nos había hecho creer hasta ahora, sino que solía ser apenas regular. Esta revelación nos lleva a entender el porqué tenía tantas dudas a la hora de entrenar a Ezra. La reacción de Kanan al verse humillado por las palabras del Inquisidor fue así mismo muy profunda y emotiva, cada palabra parecía herirlo más de lo que cualquier golpe podría haberlo hecho.

Mi escena favorita del episodio, empero, fue sin duda la siguiente, el escape de la prisión. Ver a todos corriendo lo más rápido que sus piernas les permitían mientras el Inquisidor los perseguía a toda velocidad por los pasillos me llenó al instante de la misma adrenalina que sentía sólo en los momentos más tensos y emocionantes de las películas de la saga. Y no olvidemos el sable de luz del Inquisidor, ni cómo lograba mostrarse más cool cada vez que aparecía. Cuando al final lo hizo girar cual turbina en movimiento y lo usó como boomerang, no pude evitar sonreir mientras me convencía internamente de que esa espada lo podía hacer todo. Sinceramente, no me sorprendería que también pudiera darte masajes en la espalda o prepararte cocteles. Apuesto a que es la versión con bluetooth incuído.

Las líneas cómicas fueron otro punto fuerte del episodio. La bromita recurrente en referencia al sable de luz de Kanan y cómo no podía hacer nada de lo que hacía el del Inquisidor fue muy graciosa. También me gustó la confusión que sentía Ezra hacia los consejos jedi que ni el mismo Kanan comprendía, o cómo Ezra “no quería al mejor, sino a sólo él”, combinación perfecta de humor y ternura. Momentos como ésos son los que crean vínculos fuertes entre personajes.

El capítulo tampoco fue perfecto y, como cada semana, las tropas imperiales son la principal de mis quejas. Cuando todos entraron en la prisión y lucharon contra algunas tropas me pareció que las peleas fueron más balanceadas y justas, por lo que muy adentro de mí albergué una pequeña esperanza de que las cosas cambiarían para bien. Pero en el momento en que regresaban a la nave, otra vez nos topamos con los soldados con peor puntería en la historia de la ciencia ficción, una verdadera decepción. El otro punto negativo fue Chopper, el droide del Ghost. El pequeño ha pasado desde el inicio de la serie de ser un robot gracioso a ser un robot molestoso y finalmente a ser el integrante más fastidioso e inconsciente de toda la tripulación. Y esto me molesta porque, tomando en cuenta que es un droide, se supone que debería hacerle más sencilla la vida al resto, no intentar asesinarlos.

Pero aún tomando en cuenta estas pequeñeces, Rise of the Old Masters sigue siendo excelente. Si los siguientes capítulos son tan buenos como lo fue éste, Disney pronto podrá vanagloriarse de dejar callados a todos los críticos que incluso desde ya han de estar comiéndose las palabras que dijeron contra la serie antes de su estreno.

El próximo episodio de Star Wars Rebels se estrena mañana en Disney XD, no se lo pierdan.

Para estar al día con mis reseñas, no olviden seguirme en Twitter a la cuenta @frederic_ed

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes
Categorías
Star Wars RebelsReseñas de Fréderic SinclairTV

Un poco político, feminista, escritor y geek. Sígueme en Twitter: @frederic_ed o escríbeme al correo freddy_agosto31@hotmail.com