TV

Reseña de Star Wars Rebels: “Empire Day”

Hay veces que uno se lleva agradables sorpresas al ver una película o un capítulo de una determinada serie. Por un momento pensamos que no llenará nuestras expectativas, pero de pronto se convierte en algo mucho más intenso de lo que podríamos haber imaginado. Con Empire Day, el episodio pasado de Star Wars Rebels, tuve exactamente esa sensación.

Desde el principio tuve varios reparos con el episodio, empezando por lo ridículo que me pareció que la misión del equipo del Ghost fuera sabotear la nave del desfile, hasta la extraña forma en que Tseebo fue introducido. La escena en la cantina dejó particularmente mucho que desear: no sé cómo los soldados imperiales pretenden ganarse el respeto de la gente si responden con simple fastidio a cualquiera que se burle de ellos.

Cuando empezó la persecusión parecía que todo sería como siempre y que todos les dispararían para al final no hacerles ni un rasguño. Al principio las cosas ocurrieron así y ya me preparaba psicológicamente para escribir una reseña negativa, pero luego fue que empezó probablemente la mejor secuencia de la serie hasta ahora. La persecusión en la vía fue simplemente hermosa, esa es la mejor forma de decirlo. Por primera vez vimos a un par de soldados imperiales hacer un trabajo relativamente aceptable, siendo ciertamente sorpresivo cuando uno de ellos derribó la puerta del vehículo y casi hace caer a Kanan.

Luego se subieron al Ghost y las cosas se pusieron aún mejores. Es verdad que fue ociosamente conveniente que el Inquisidor estuviera en este capítulo exactamente en el mismo lugar que nuestros héroes, pero qué buen uso que el guión hizo de él. Verlo en la nave le dio un aire bastante cercano a Darth Vader, además de convencerme de que al menos esta vez el Ghost no escaparía tan fácilmente.

Todo esto podría pasar desapercibido si no fuera por uno de los momentos que más he esperado en las últimas semanas: que alguien destrozara a Chopper. Fue tan placentero verlo electrocutarse cuando la nave recibió los disparos del Inquisidor que me sentí varios años más joven, sólo espero que quede averiado por un largo tiempo. Otra parte bastante graciosa fue la reacción de Ezra ante todos los secretos que Tseebo revelaba continuamente, su respuesta “estás lleno de datos divertidos” fue hilarante.

El otro tema tratado en el capítulo fue el relacionado a los padres de Ezra. Debo aceptar que al principio no me llamó mucho la atención el asunto. Me pareció que habría sido mejor dejarlos muertos en vez de dar esperanzas a los espectadores de que eventualmente podrían aparecer. Pero cuando Tseebo volvió en sí y estaba a punto de revelarle a verdad a Ezra, me moría de impaciencia por saber la verdad. Y entonces fue cuando el episodio se acabó.

No hay cómo negar lo efectivo que fue el cliffhanger, en lo personal no puedo esperar para saber que pasará. Y espero que los siguientes episodios de la serie sean tan buenos como éste.

Veredicto: Imperial Day empezó su historia de manera algo floja, aunque poco a poco fue mejorando hasta dejarme al borde de mi asiento. Es sin duda uno de los mejores episodios de la serie hasta ahora.

Star Wars Rebels se transmite todos los lunes por Disney XD. Para estar al día con mis reseñas, no olviden seguirme en Twitter a la cuenta @frederic_ed

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes
Categorías
TV

Un poco político, feminista, escritor y geek. Sígueme en Twitter: @frederic_ed o escríbeme al correo freddy_agosto31@hotmail.com