TV

Reseña de Star Wars Rebels: “Breaking Ranks”

Breaking Ranks, el capítulo pasado de Star Wars Rebels, estuvo cargado de varios momentos entretenidos, tanto de acción como de humor, construidos en base a una buena premisa abanderada por Ezra. Tomando en cuenta lo bueno que fue Rise of the Old Masters, llegué a este episodio con las expectativas más altas que de costumbre, menos mal no salí decepcionado.

La historia empezó con Ezra entrenando con los cadetes del Imperio, los mismos a los que se infiltró con miras a robar un decodificador para poder detener un cargamento imperial de cristales. Allí conoce a Leonis y a Kell, dos cadetes que pronto se vuelven sus amigos y que finalmente lo ayudan a conseguir su objetivo (más Leonis que Kell). Cada uno tiene su propia historia: Kell vivía con su madre hasta que fue llevado a entrenar como cadete mientras que Leonis se unió para buscar a su hermana desaparecida desde hace un año. Darles estos toques de personalidad fue muy positivo, y creó empatía con dos personajes que por su poco tiempo en pantalla normalmente no habrían logrado ese efecto.

Haber centrado este episodio prácticamente sólo en Ezra resultó mucho mejor de lo que pensé. Sus escenas ayudaron a reforzar su imagen de joven heroico preocupado por los demás. También fue interesante ver al Imperio desde los ojos de sus propios integrantes, o al menos prospectos de integrantes. A estas alturas resulta incluso chistoso la forma en que se muestra al Imperio como entidad “llena de maldad”. Por ejemplo, el momento en que el entrenador les dijo que no importaba no colaborar mutuamente con tal de ganar ayudó a situar más en el estereotipo al Imperio, aunque realmente levanta muchas dudas respecto a la utilidad de estos consejos dado que en una batalla la mejor estrategia es probablemente trabajar en equipo.

Uno de los momentos más graciosos del capítulo se dio cuando el instructor les dijo a los cadetes que el Imperio no aceptaba debilidad. La frase en sí no fue graciosa, pero conociendo de primera mano lo tontos e ineficientes que son los soldados imperiales, la frase me pareció cargada de la más hilarante ironía. Otro punto divertido respecto al tema tuvo lugar cuando los cadetes practicaban con las armas, y es que tenían tan buena puntería que quedé convencido de que es el traje de stormtrooper lo que vuelve tan ineptas a las tropas imperiales.

Y hablando de tropas, tomando en cuenta que en este episodio casi no aparecieron, el premio a la mala puntería de la semana se lo llevan los cazas junto con el resto de naves imperiales. Era increíble ver a una veintena de ellas disparándole al Ghost y aún así fallar una y otra vez. Me preocupa que esto termine quitándole por completo la tensión a la serie, pues a estas alturas simplemente no hallé razón alguna para preocuparme por el Ghost al notar que la nave probablemente podía haber seguido dando vueltas por horas sin recibir ni un rasguño. No obstante, hay que aceptar que la explosión de la nave con el cargamento fue verdaderamente genial.

El final fue bastante interesante. Tengo curiosidad por saber si el inquisidor convertirá a Leonis en una especie de aprendiz de Sith o algo así. Ya sé que es bastante cliché que el héroe de una historia termine enfrentándose a un antiguo amigo, pero en una serie como ésta creo que pegaría muy bien. También sería bueno volver a ver a Kell, por alguna razón el chico me calló muy bien.

Veredicto: Breaking Ranks llevó a Ezra a tomar las riendas de una nueva aventura que, aunque no se elevó al nivel épico del episodio pasado, se tradujo en un capítulo entretenido y emocionante.


Para estar al día con mis reseñas, no olviden seguirme en Twitter a la cuenta @frederic_ed

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes
Categorías
TV

Un poco político, feminista, escritor y geek. Sígueme en Twitter: @frederic_ed o escríbeme al correo freddy_agosto31@hotmail.com