The Flash

Reseña de The Flash: “Pilot”

The Flash, la nueva serie de The CW sobre el superhéreo de DC, ya lleva un par de semanas de haberse estrenado, por lo que tal vez parezca que esta reseña llega con algo de retraso. La verdad es que llevaba todo el mes pensando cuál de las tres series de superhéroes recién estrenadas ver: Gotham, Constantine o The Flash. Hace un par de días se estrenó Constantine y las críticas no fueron del todo amables con el pobre caza-demonios, por lo que decidí descartarla. Entre Gotham y The Flash, en primera instancia estaba seguro que terminaría eligiendo la primera (de hecho, tal vez acabe finalmente viéndola también), pues Batman siempre ha sido mi superhéroe preferido. Sin embargo, cuando escuché que en los últimos episodios de Gotham se mostraba una marcada falta de rumbo, decidí dejar de pensarlo y caerle de lleno a The Flash.

Después de ver el primer episodio, puedo aseverar que no me equivoqué al haberla elegido. La serie tiene un aire bastante animado y sabe bien que el mejor complemento para eso es no tomarse a sí misma demasiado en serio. Me explico mejor, a lo largo del episodio una de las cosas más notorias desde mi punto de vista fue lo bien que la estaban pasando la mayoría de sus personajes, ya sea Barry Allen A.K.A. The FLash, Iris, Cisco o incluso Caitlin; todos parecían más que emocionados con varios de los eventos que se sucedían. Y es que así debería ser, quiero decir, ¿a quién no le emocionaría tener superpoderes? Incluso si no eres tú el que los posee, el hecho de conocer a alguien que los tenga ya es suficientemente emocionante. Esto es un gran respiro del típico aire serio, e incluso me atrevería a llamar lúgubre, que plaga muchas encarnaciones recientes de superhéreos. En ese aspecto The Flash recuerda al Spiderman de Sam Reimi, no sólo en lo geek del protagonista, sino también en la actitud que éste adopta cuando obtiene sus poderes.
Sin embargo, esta actitud cargada de emoción hacia todo acontecimiento pronto puede tornarse infantil si no es manejada de buena forma, y debo decir que The Flash la maneja casi a la perfección. Ni bien Barry empieza a recordar su infancia nos vemos sumergidos en una ola intermibable de viejos clichés reciclados, no obstante, la forma jocosa en que son mostrados es genuinamente hilarante, incluso haciendo pensar que la propia serie se burla un poco de dichas convenciones. Como lo dije antes, la serie no se toma a sí misma demasiado en serio. ¡Y eso es algo excelente! Gracias a ese detalle es que el humor fluye de manera tan acertada. Cuando Caitlin le dijo a Barry que necesitaba que llene un recipiente con orina unos segundos después de haber despertado, por ejemplo, no pude evitar romper en carcajadas.
Pero antes de decir más, es necesario hacer un pequeño recuento de lo sucedido en el episodio. En fin, seré breve: Barry Allen es ayudante en el área forense del departamento de policía de Ciudad Central, de pequeño tuvo que ver a su madre morir asesinada en extrañas circunstancias y a su padre ser acusado del homicidio. Cuando el acelerador de partículas creado por su ídolo, el profesor West, presenta una falla catastrófica, Barry es golpeado por un rayo y pasa nueve meses en coma. Al despertar descubre que tiene el poder de la supervelocidad. En conjunto con el doctor West y sus ayudantes, Cisco y Caitlin, intenta descubrir qué le está ocurriendo; pero pronto tiene que detener a un criminal que también obtuvo poderes gracias al acelerador de partículas. Otros personajes de interés son el detective Joe West, quien crió a Barry luego de la tragedia de sus padres, e Iris, la hija del detective Joe, y de quien Barry está enamorado.
El capítulo no estuvo exento de errores, debo confesar. Las interacciones entre Joe y Barry en que hablaban de la tragedia relativa a sus padres me parecieron totalmente fuera de lugar la primera vez, y poco verosímil la segunda. Otro punto negativo fue el hecho de que el villano del episodio no fue explorado con suficiente profundidad, y eso que se veía bastante interesante. Pero en fin, pequeños detalles negativos en un episodio anegado de puntos positivos. La serie viene con mi sello de recomendación. Esperemos que se mantenga así.
The Flash se transmite todos los lunes en The CW. Estaré poniéndome al día con la serie y subiendo las respectivas reseñas en las próximas semanas.
4.50 avg. rating (88% score) - 2 votes
Categorías
The FlashReseñas de Fréderic SinclairTV

Un poco político, feminista, escritor y geek. Sígueme en Twitter: @frederic_ed o escríbeme al correo freddy_agosto31@hotmail.com